Se trata de uno de los testimonios más desgarradores que se hayan escuchado en los últimos tiempos. Alejandra Polizzi llamó al 911 antes de ser acuchillada por su esposo y logró avisar de la situación que estaba viviendo.

El audio del horror

"¡Me mata, me mata!", dejó grabado durante la llamada que hizo a la Policía cuando estaba a punto de ser asesinada por su esposo, Gustavo Javier Flores, delante de su hijo de 8 años en su casa de Castelar.

"¿En qué localidad estás?", llegó a preguntar la operadora que atendió la llamada. Luego se corta la comunicación.

Minutos después, el asesino llamó también al 911 y confesó el crimen.

La confesión del crimen