foto telam
foto telam

Los obispos presidieron misas donde pidieron empleos dignos y bien remunerados y rezaron por los desocupados y reclamaron un mayor compromiso en el cuidado y creación de fuentes laborales. También criticaron la actual situación económico social.

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, recordó que crear trabajo humano no es mera filantropía. "Es un deber moral’”.ç, como dijo el papa Francisco.

“Lamentablemente hoy ni siquiera los trabajadores debidamente registrados tienen un ingreso adecuado y unos cuantos siguen debajo de la línea de pobreza”, advirtió.

Desde la catedral de San Juan agregó: “Es imperioso cuidar los puestos de trabajo y generar otros nuevos. Para lo cual se hace necesario un cambio de mentalidad tendiente a ‘buscar otros modos de entender la economía y el progreso’”.

"Hoy golpea a muchos el flagelo de la desocupación", subrayó el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino y el vicario general, presbítero Gabriel Mestre, bendijo nuevos espacios del parque Industrial marplatense.

Por su lado, monseñor Sergio Buenanueva, obispo de San Francisco recordó el conflicto que afecta a los trabajadores de Sancor."Las familias ven la realidad del trabajo con una sombra de incertidumbre” y se refirió puntualmente a la “compleja y difícil crisis” en la empresa láctea: “Ojalá que todos los actores pueden sumar su aporte para que esta crisis se solucione de la mejor manera posible realmente lo hagan, pensando en el bien común, pensando en la familia, en los trabajadores.

La Acción Católica Argentina, a través de su Sector Trabajadores, emitió una declaración en la que afirmó que “todos somos responsables en la construcción del bien común y, en particular, en la defensa de los derechos de los trabajadores, especialmente de aquellos que por la falta o la pérdida del empleo o por su precariedad, ven profundizadas sus dificultades como consecuencia del agravamiento de la situación económico social”.