Economía

Comenzó a regir el nuevo tarifazo en el agua

El aumento es del 23 por ciento. La empresa trabaja en el cambio de sistema y quiere instalar medidores en todo el país de aquí al 2019. Lo que viene.

Foto t�lam
Foto t�lam

A partir del 1 de mayo comenzó a regir el nuevo cuadro tarifario en el servicio de Aysa con un incremento del 23 por ciento. El aumento se suma a las subas de febrero y marzo en la luz y la de abril en el servicio de gas. El impacto en las boletas se va a notar cuando termine el bimestre mayo-junio.

Pero la reestructuración del sistema no para acá: el Gobierno busca cambiar la medición y pasar de una estimación como la actual (basada en cantidad de metros cuadrados de superficie y ubicación del inmueble) a un sistema medido como el que existe en casi todo el mundo.

Por ahora, Aysa trabaja en la instalación de medidores en el sector no residencial, como un primer paso. En tanto, las organizaciones de consumidores advierten que pasar a un sistema de medidores sin concientización del consumo por parte de los usuarios, redundaría en conflictos sociales.

Según la empresa, el incremento del 23 por ciento era necesario para cubrir gastos ante la inflación del 17 por ciento prevista de forma oficial, además del 6 por ciento adicional destinado a la inversión en la expansión del servicio. No se aclaró aún cómo será la "cláusula gatillo" que se prevé poner en práctica si la inflación fuera superior. Es decir, nuevos aumentos.

Para 2017 se espera que los ingresos propios de la empresa alcancen unos 13 mil millones de pesos frente a costos operativos de 15,2 mil millones de pesos, más 4,6 mil millones de pesos en inversiones de mantenimiento y 12,1 mil millones de inversión en expansión. La diferencia entre los costos e inversión y los ingresos tarifarios serán cubiertos con aportes del Tesoro, que ascenderían a 18,9 mil millones de pesos. El porcentaje de cobertura de las finanzas de Aysa con aportes del Estado se redujo el año pasado a partir del tarifazo del 297 por ciento en promedio en las boletas del servicio de agua. 

Agua cortes, tarifazo
Agua cortes, tarifazo

Los cambios que quiere Aysa

La empresa prestadora busca que se controle el derroche ya característico del agua entre gran parte de los usuarios (la postal de los encargados de edificio con la canilla abierta mientras limpian la vereda, por ejemplo, es un clásico), además de los problemas que aduce Aysa en relación a la facturación de inmuebles grandes con bajo nivel de consumo.

La propuesta es establecer un cargo fijo para todo tipo de usuarios de 87 pesos por bimestre más IVA por cada servicio (agua y cloacas). El cambio sería inmediato para los usuarios no residenciales de consumo medido, mientras que en noviembre se extendería al resto de los usuarios. Estas modificaciones le permitirían a Aysa ir reduciendo con el paso del tiempo la incidencia del cargo fijo en la boleta para que vaya creciendo el cargo variable a través de la medición.

El otro objetivo es que para diciembre de 2019 todos los usuarios no residenciales tengan medidor. Por el lado de los residenciales, se prevé ofrecer instalación gratuita del medidor de aquí a 2019 para quienes opten de forma voluntaria por el cambio de sistema. En Aysa son conscientes de que cambiarle al usuario el sistema y además hacerle pagar el medidor sólo causaría problemas.

Noticias de “El ajuste de Macri”
Seguinos