Las aguas de la política brasileña se agitan cada vez más. Al golpe contra Dilma Rousseff le sobrevino el agravamiento de la situación económica e institucional, con un presidente que no llega a los dos dígitos en los sondeos de popularidad y un escenario judicial que salpica a todos los partidos.

El crecimiento de la candidatura de Lula da Silva para retornar a la primera magistratura desencadena reacciones de todo tipo. La última, el intento de suspender las elecciones hasta el año próximo que intentan tramitar en el Parlamento los aliados de Michel Temer.

En ese contexto, se lleva a cabo este fin de semana en San Pablo el Congreso Regional del PT. En la apertura, Lula fue la figura central. También estuvo presente como invitado y orador el ex presidente uruguayo José "Pepe" Mujica.

Una de las imágenes políticas del día fue, sin dudas, el ingreso al recinto de la figura política más popular de Brasil. De pie, cantando y en medio de una ovación, los delegados lo recibieron con fervor y entusiasmo, dejando en claro que están dispuestos a dar las duras batallas políticas que se avecinan en el país hermano.