Al menos 24 personas murieron y otras 25 fueron heridas luego de que un grupo de hombres con armas largas atacó a disparos un micro. El autobús trasladaba al grupo de cristianos coptos que se dirigían al monasterio de San Samuel, al sur del país. El atentado se produjo en el pueblo egipcio de Al Adua, en la provincia de Minia.

Si bien todavía ningún grupo se adjudicó el hecho, a comienzos de abril se registraron otros dos atentados contra iglesias cristianas, una de ellas la catedral copta de Alejandría, causando al menos 46 muertos y 78 heridos,  fueron reivindicados por la milicia Estado Islámico y repudiados por la comunidad internacional.