Historia de una foto: cómo se gestó la imagen que atravesó un continente
Historia de una foto: cómo se gestó la imagen que atravesó un continente

Entre Buenos Aires y Bogotá hay 6800 kilómetros de distancia. Sin embargo la historia de Higui recorrió ese trayecto ida y vuelta en una carrera de postas de solidaridad entre mujeres que generó un gesto de apoyo para la joven por parte del futbolista René Higuita.

Higui recibe su apodo por el parecido con el arquero colombiano que se hizo famoso por su desempeño en la selección de Colombia, donde desplegó su inolvidable “escorpión”. Las cronicas y noticias sobre la injusta privación de su libertad- por defenderse de un ataque que le propinaron un grupo de varones la noche del día de la madre de 2016 en el barrio Mariló del partido de San Miguel- fueron diseminándose por los portales de información a medida que aumentaba la presión de los grupos de mujeres, lesbianas y feministas que exigían su liberación.

La bandera que se agita por la libertad de Higui fue tomada por todas y cruzó fronteras para llegar a Colombia. María del Mar Ramón hace 5 años que vive en Argentina. Tomó la decisión de adoptar Buenos Aires siendo muy jóven encantada por la ciudad y por la posibilidad de vivir en un entorno con menor violencia que el que le ofrecía su natal Bogotá. Luego de leer la crónica que se publicó en Cosecha Roja, Mar -como le dicen sus amigas- tuvo una idea: contactar al ídolo colombiano. Su experiencia en el trabajo sobre comunicación y medios con enfoque de género en la asociación civil Red de Mujeres la llevó a imaginar que el apoyo de Higuita permitiría que la causa llegaría a oídos de otro público aumentando la base popular del reclamo de libertad. Al mismo tiempo le pareció que -de conseguir el apoyo de René- eso sería un mimo, un cariño para Higui. Un gesto que la pondría feliz en medio de tanta arbitrariedad e injusticia.

La cadena de solidaridad que existente entre mujeres feministas de la región cada día suma un eslabón nuevo. Amigas, hermanas, familiares, conocidas circunstanciales o completas desconocidas se van uniendo para apoyarse mutuamente, así sucedió en este caso. Para lograr su objetivo María del Mar contactó a su mamá. María Helena, quien desde el primer momento se comprometió con el caso y removió todos los contactos que pudo para conseguir el teléfono del arquero escorpión. Luego una amiga Mexicana que ahora vive en Bogotá aportó sus habilidades para convencer a Higuita de sacarse una foto en apoyo. Con gran rapidez y entusiasmo el futbolista aceptó el pedido. A partir de se momento la historia de Higui y la consigna por su libertad trascendió fronteras no solo territoriales sino simbólicas llegando a medios internacionales de Colombia, España e Inglaterra como a personas que se enteraron con sorpresa e indignación de las injusticias cometidas contra una mujer, lesbiana y pobre de la Provincia de Buenos Aires que se defendió de un intento de violación correctiva.

Hoy celebramos la excarcelación de Higui. Esperamos su definitiva absolución, cruzando fronteras que nunca imaginamos, estableciendo alianzas insólitas al grito de estamos para nosotras.