La gobernadora de la Provincia, María Eugenia Vidal, realizó un acto al jefe de Gabinete Marcos Peña, el ministro de Transporte Guillo Dietrich y el intendente Carlos Fernando Arroyo donde anunció la llegada del Metrobus a Mar del Plata.

Todo parecía un acto tranquilo y sin sobresaltos, pero la gobernadora debió hacer frente a varios momentos incómodos. En primera instancia, el anuncio fue muy cuestionado debido a que implica un millonario desembolso. 

Luego debió soportar que un grupo de transeúntes pidiera a gritos "que vuelva Cristina", en referencia a la ex presidenta de la Nación que mañana lanzaría su candidatura a senadora provincial con un acto en el estadio de Arsenal.

Y para cerrar un anuncio con más dolores de cabeza que alegrías, se difundió en horas de la tarde la otra cara de la foto que la gobernadora publicó en redes sociales donde supuestamente saludaba al pueblo presente: la nada misma.