Investigan casos de pedofilia en el colegio al que fue Macri
Investigan casos de pedofilia en el colegio al que fue Macri

La Oficina de Servicios de Protección de la Guardia Cívica de Irlanda investiga casos de abuso sexual que se produjeron en el Colegio Cardenal Newman. Por ello, se comunicó con Rufino Varela, único ex alumno que hasta ahora contó públicamente los abusos que sufrió en la escuela a la que asistió de pequeño el presidente Mauricio Macri.

Según señaló la agencia Télam, un agente adelantó que la oficina de minoridad abrió una investigación para conocer la responsabilidad de los Christian Brothers tanto en los abusos como en el encubrimiento por parte de la escuela.

Los abusos ocurrieron hace más de 40 años, y las víctimas tienen hoy entre 50 y 60 años, la misma edad del presidente de la nación.

De ellos, el único que hizo pública la situación fue Varela, hoy de 52 años, que en diciembre de 2016 denunció ante el diario La Nación que de niño fue víctima de un abuso cometido por Finnlugh Mac Conastair, un capellán irlandés al que todos llamaban "padre Alfredo".

El caso continuó el 10 de abril último, cuando el hermano Hugo Cáceres, superior regional de la congregación de los Christian Brothers de América Latina, pidió perdón a “todas las víctimas” del colegio, dando por hecho que Varela no había sido el único.

De la camada de Varela suman al menos 11 los casos de abuso y en todo el colegio ya se contabilizan 22, según los datos que maneja el principal denunciante.

En el mail que Varela recibió la semana pasada, la policía de Irlanda le pide que "acerque el contacto de otras víctimas y también de los abusadores que podrían seguir vivos".

El Cardenal Newman (por el que pasaron Macri, Luis Caputo, Jorge Triaca y Alfonso Prat Gay) es uno de los pocos colegios argentinos que sigue siendo sólo para varones.

Poco tiempo después de que se conociera la carta del titular de los Christian Brothers, otro grupo de ex alumnos envió un correo al colegio exigiendo explicaciones. Entre otras cosas, pedían crear una comisión para investigar los abusos y “repudiar la falta de denuncia pública por parte del Colegio Newman sobre el ilícito ocurrido décadas atrás”. La carta lleva la firma de muchos ex alumnos de familias con varias generaciones educadas en la institución.

Hasta ahora, el colegio se limitó a ofrecer disculpas públicas y sólo lo hizo después de que Varela decidiera contar lo que le había ocurrido.