El represor civil Luis Muiña, de 63 años, fue detenido después de que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de la Capital Federal decidiera hacer lugar al pedido de detención que había propiciado la fiscal federal María Ángeles Ramos.
 
Muiña, quien fue condenado a 13 años de prisión en 2011 y que había sido beneficiado por un rpudiable dictamen de la Corte Suprema de Justicia que invocó la aplicación del 2x1 para reducirle la pena, regresó a la cárcel.
 

Muiña actuó en el centro clandestino "El Chalet", en el Hospital Posadas. Está acusado de los homicidios de los médicos Jorge Mario Roitman y Jacobo Chester. El represor civil recibió una consecuente condena por secuestro y tortura. 
 

El Tribunal consideró que "existen motivos para restituir el encarcelamiento preventivo respecto a Luis Muiña, debiendo ordenarse su inmediata detención. Ello, con sustento en la acreditación de la existencia de riesgo procesal de elusión y la complejidad de la investigación, sumado a que, en menos de un año, tendrá inició el juicio oral y público cuya frustración debemos evitar y que, en definitiva, pondrá fin a la incertidumbre que pesa sobre el nombrado".