Durante el ballotage de 2015, el cual finalmente arrojó el triunfo de Mauricio Macri por apenas una mínima diferencia, parte de la campaña electoral final fue signada por el boca en boca, el mano a amno, y el mensaje directo entre ciudadanos. 
 
Muchos de estos últimos se viralizaron. Se trataban de hojas de papel de cuaderno con mensajes en concreto que se pegaban en el espejo de los ascensores, en los asientos de los colectivos y en decenas de espacios diarios de uso común.

La metodología, que nunca se fue, regresó. Esta vez, los "Vecinos inquietos de La Paternal" escribieron a mano alzada una lista de productos de consumo básico y la consecuente inflación que sacudiera a las clases medias y bajas de la sociedad argentina, desde 2015 hasta hoy.
 

Con el mensaje "Sacá tus cuentas, no votes en tu contra", los vecinos destacaron, por ejemplo, el aumento de 150% en leches, de 160% en papel higiénico, del 207% en aceites, y los ya tristemente célebres tarifazos de servicios, con subas de más de 300% y 400%.