La feroz represión estatal en PepsiCo tuvo en paralelo disputas en las redes sociales pero no entre posiciones extremas sino dentro del mismo campo popular. La periodista y candidata kirchnerista en la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Cerruti, cargó contra Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda, que fue uno de los dirigentes políticos que estuvieron junto a los trabajadores apaleados por Gendarmería.

Mientras los uniformados repartían palos y patadas a los trabajadores, Cerruti disparó en Twitter: "Un policía le ordena a un diputado nacional ´no vengan acá a hacer populismo´. La próxima vez Del Caño pensá mejor antes de votar en blanco".

La respuesta no se hizo esperar y quien la propinó como un gol al ángulo fue Myriam Bregman, quien cargó contra Cerruti y le espetó: "¿Esa reflexión la hacés desde tu cama o desde el sofá?", en referencia a que la dirigente no participó del apoyo a los trabajadores.

Luego también le respondió Del Caño: "Genial lo tuyo. Un gran aporte a lucha de los trabajadores. Hoy no los ví, tampoco cuando tu gobierno cagaba a palos a los obreros de Lear".

Más tarde la periodista reconoció que su comentario en medio de la represión "no fue oportuno" y esgrimió que "la rapidez de Twitter (sic) a veces juega malas pasadas".