Después del desalojo y la brutal represión policial de ayer, la sala VI de la Cámara Nacional del Trabajo hizo lugar a la cautelar y ordenó a la empresa a cumplir con el deber de ocupación de los reclamantes, bajo apercibimiento de multa en caso de incumplir. Es decir, que la Justicia ordenó reinstalar a los empleados en su puesto de trabajo.

El tribunal resolvió revocar la sentencia apelada y reincorporar a los empleados de Pepsico, bajo el apercibimiento de aplicar sanciones conminatorias, a razón de $5000 por cada día de demora.