El rito oficial de los timbreos da para todo. Se sabe que las visitas que se difunden a los medios y las redes son pre acordadas, para que los dirigentes y funcionarios no sufran el rechazo de los vecinos.

Pero a veces la puesta en escena se excede, y ocurren hechos como el que protagonizó hoy la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. En un intento por mostrarse "auténtica", "sensible" y "cerca de los suyos", publicó en las redes sociales un video que llamó la atención por la impostura y sobreactuación.

Con el texto "Qué emoción!", la mandataria provincial derrochó caras y gestos presuntamente conmovidos al contar que había visitado la carnicería y la verdulería a las cuales iba cuando era chica.

Tamaño acting no pasó inadvertido para los usuarios de Twitter, que fueron a la carga.