El hermano de Anahí Benítez reconoció en la morgue el cadáver que había sido encontrado este viernes en la reserva Santa Catalina del partido bonaerense de Lomas de Zamora.

La adolescente de 16 años estaba desaparecida desde el sábado último. 

El cuerpo sin vida estaba semienterrado y trabajaron en el lugar las fiscales especializadas en violencia de género de ese distrito, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, quienes estaban abocadas a la búsqueda de la menor. 

Desde el momento mismo del hallazgo un grupo de psicólogos y asistentes sociales contuvieron a la familia de Anahí mientras se realizaban las pericias, lo cual desencadenó que tuvieran que hacerse presentes en la morgue para ratificar que se trataba del cuerpo de la joven, otra víctima de la violencia de género.

La adolescente había sido vista por última vez el sábado cuando salió de su casa en Lomas de Zamora alrededor de las 17.30 con un jean y una campera verde, según explicó su madre Silvia Pérez, quien contó que Anahí sólo se iba "a caminar unas cuadras" hasta el Parque Municipal, Eva Perón, en Lomas de Zamora.

 
La mujer aseguró que "Anahí llevaba su celular pero generalmente sólo lo usaba para escuchar música, es por eso que la última conexión de Whatsapp es del sábado antes de que se fuera de casa. Llamé varias veces y siempre me da apagado".
 
Los familiares de la adolescente hicieron la denuncia el sábado a la noche en la Comisaría 9 de Parque Barón, y desde entonces "la Policía, la Gendarmería y todas las fuerzas de seguridad están trabajando sin parar", había apuntado la madre.