Santoro con Infonews: "Prefiero boletearme antes que hacer lo de Bossio"
Santoro con Infonews: "Prefiero boletearme antes que hacer lo de Bossio"

“¿Cuánto hablamos?”, pregunta Leandro Santoro cuando finaliza la entrevista con Infonews. Durante una hora y dos minutos, entre mate y mate, se extendió el diálogo en el monoambiente que habita en Boedo el precandidato a legislador porteño por Unidad Ciudadana quien se refirió a la campaña pero también a su pasado como crítico del kirchnerismo. También sobre las presidencias de Raúl Alfonsín, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, líderes a los que ubica en una trilogía que “recuperó la Democracia, la política y el Estado”.

Infonews: —A pocos días de las PASO ¿cómo ves la campaña?

Leandro Santoro: —Es atípica. Primero por la centralidad implícita de Cristina y segundo porque el dispositivo de medios que armó Durán Barba con los periodistas más influyentes de la Argentina, que tienen vinculación con el gobierno, complica el debate político. Nosotros pusimos en el centro de discusión los problemas de la gente, dimos visibilidad a los afectados por el ajuste. Ellos operan con declaraciones de funcionarios que están coacheados. Por abajo meten odio y por arriba un discurso de buena onda. Te meten frío y calor para no hablar los temas importantes.

I: —¿Realmente los coachean a todos? Gabriela Michetti dijo días atrás que sabe cómo se vive en provincia de Buenos Aires por un grupo de Whatsapp que tiene con ex compañeros de colegio… ¿A ella no la coachean?

LS: —A Michetti la soltaron: es la dirigente política que más involucionó. Si analizás los discursos de la mina cinco años atrás parecía un cuadro de la derecha y hoy no termina una oración. Demostró además que se corre del libreto y dice boludeces. Estos eligieron darle la menor visibilidad posible.

"Cambiemos por abajo mete odio y por arriba un discurso de buena onda"

I: —¿Cómo le dan los números a Unidad Porteña?

LS: —Al conglomerado nuestro (de las tres listas) veintipico por ciento. La discusión es si Guillermo Moreno saca la minoría o no. Si superamos el 22 por ciento es una buena elección.

I: —Los números dicen, también, que Cambiemos obtendría este domingo la primera minoría.

LS: —Ojalá nos despertemos con una victoria de diez puntos de Cristina en Provincia. Sería un mensaje contundente para que el Gobierno deje de hacer lo que hizo hasta acá. Pero hagan la elección que hagan van a ir por un programa de ajuste y van a tratar de hacer reformas para modificar el marco normativo del estado de bienestar. Pequeños cambios por ley, como reformas laborales chiquitas. Lo mismo con la cuestión previsional. Aunque ganen por un voto van a pesar que pueden ir por eso. Si pierden la provincia van a tener menos chance, va a ser menos veloz el ajuste. 

I: —¿Está cebado el poder económico?

LS: —No, quieren ir más rápido de lo que se está yendo. El círculo rojo le reclama mucho a Macri, porque no está conforme. Por eso hicieron exteriorización de los dólares en el blanqueo pero no los trajeron. La derecha quiere pagar menos salarios, bajar el costo laboral y pagar menos impuestos y que les rompan las pelotas lo menos posible; liberalizar la movilidad de capitales, importar y exportar lo que quieran. 

I: —¿Cómo vivís la situación del radicalismo, hoy cooptado por la derecha?

LS: —El bipartidismo desapareció en 1995 con el pacto de Olivos. Ahí se empezó a desintegrar todo. Pero el radicalismo deja de existir con la incorporación de Cavallo al gobierno de De la Rua. El segundo golpe mortal fue cuando en 2010 Ricardo Alfonsín hace el acuerdo con De Narváez. A Alfonsín lo presionaron para eso acuerdo y así recomponer la alianza social con la derecha. La UCR no existe más, se transformó en una cosa asquerosa; no hay cacique, no hay doctrina, no hay estrategia colectiva, no hay nada. Teníamos el partido muerto hace rato y no lo queríamos soltar.

"El radicalismo no existe más, se transformó en una cosa asquerosa"

I: —No puedo dejar de preguntarte por tus famosos tuits contra Néstor y Cristina antes de que dejaras la UCR ¿En qué momento viste eso que te hizo aproximarte y terminar militando un proyecto político al que le venías pegando tan duro? ¿Qué fue lo que te hizo pasar de decir que Cristina iba a terminar en cana, a apoyar el proyecto kirchnerista?

LS: —Cuando asumió Néstor nos dimos cuenta de que no era Menem y nos dio bronca que hiciera cosas que creíamos que tendría que haber hecho la Alianza. Yo era presidente de la Juventud Radical en ese momento y planteamos que teníamos que ser el poskirchnerismo, la superación por izquierda. Había sectores juveniles que acompañaban esa discusión pero también mucho rechazo. Cuando se empiezan a plantear las leyes del Anses, la estatización de YPF, nosotros apoyamos y el mensaje dentro del partido fue que éramos kirchneristas. ¡Y nosotros éramos radicales que queríamos ser coherentes! Recuerdo que en 2009, en medio de la crisis con el campo, fui al Comité Nacional (de la UCR) a decir que teníamos que bancar las retenciones porque es lo que había provocado la silbatina a Alfonsín en la Rural. Me recontraputearon.

I: —¿Y los tuits?

LS: —Lo de Twitter era por bronca y otro poco porque era un mensaje a los radicales para decirles “yo no soy kirchnerista, soy radical, alfonsinista y queremos que las cosas cambien adentro para ser la superación de esto”. Cuando Leopoldo (Moreau, abuelo de la hija mayor de Santoro) se va, la cosa era insoportable en la UCR pero nuestra intención no era irnos al kirchnerismo. Mi intención en Twitter era hablarle a los 300 boludos que nos seguían. 

I:—¿No tenías dimensión de lo que publicabas?

LS: —No, a nadie le importaba lo que yo decía. La intención era neutralizar la crítica de que éramos K y seguir discutiendo para recuperar al radicalismo.

Santoro hace un corte, pone un punto y, ya habiendo procesado en estos años el quiebre partidario que vivió, continúa: “Me pasa una cosa más. En 2013 me siento a tomar un café con uno de los dirigentes más importantes del radicalismo -nunca dije su nombre y nunca lo voy a decir- y me anticipa que van a hacer el acuerdo con Macri. Me dice ´Mirá, o hacemos una gran primaria contra el peronismo o estos gobiernan cien años más. Y nosotros ya estamos grandes´. Cuando entendí que iban a alinear la estrategia del partido a sus intereses personales me cayó la ficha y me di cuenta de que no hacían política por lo mismo que la hacía yo”.

El lanzamiento de UNEN fue en abril de 2014, un año después de esa charla.

“Otra cosa que me pasó fue que la primera vez que la fui a ver a Cristina a Plaza de Mayo me di cuenta de que la gente la escuchaba. Yo pensaba en mi ingenuidad que era el aparato del PJ boanerense, todos choripaneros… Y esto tiene que ver también con reconocer que tu adversario político hizo las cosas mejor que vos. Ahí me di cuenta las boludeces que dije”, resume.

"(En la Juventud Radical) cuando asumió Néstor nos dimos cuenta de que no era Menem y nos dio bronca"

Infonews: —Sos un tipo muy cercano al "Cuervo" Larroque, parte central de La Cámpora, que está vista como el núcleo duro del kirchnerismo. ¿Cómo se rompe este discurso de que son vagos, que militan por guita, una idea instalada desde los medios y que incluso gente que simpatiza con el kirchnerismo relaciona a la agrupación con el lado oscuro?

Leandro Santoro: —Nosotros tenemos que mostrar cómo vivimos. Yo hace 27 años que hago política, no soy ningún boludo pero vivo en un departamento de un ambiente. Si quisiera hacer plata sé cómo hacerla. Andá a fijarte cómo vive cualquiera del PRO, si vive en un ambiente en Boedo. Y sé cómo hacer: te armás una consultora, sos politólogo, fuiste tres veces a la televisión, escribís cuatro papers y cobrás 200 lucas. Nunca lo hice. O le conseguís laburo a 20 pibes por 50 lucas, les sacás diez lucas a cada uno y te hiciste 200 lucas. Hay muchas formas de hacer guita sin ser funcionario. Lo mismo la mayoría de los chicos de La Cámpora. El “Cuervo” es un tipo austero, militante.

I: —¿Cómo avisorás la construcción interna después de las PASO?

LS: —Somos perfiles distintos pero nadie va a sacar los pies del plato. Tenemos discurso fuerte, vamos para adelante. Somos heterogéneos pero tenemos un valor. Mariano (Recalde) no va a votar con el PRO en la Legislatura.

I: —Con Diego Bossio daba la misma impresión y le votó todo a Cambiemos.

LS: —Todos los diputados y Senadores que responden a la conducción de Cristina votaron de la misma manera. En el Senado los gobernadores fueron apretados por el gobierno nacional con que si no votaban no bajaban la guita para las obras. La coparticipación está latiendo siempre. No digo que está bien, pero es la real politik. Yo tuve mil virajes políticos en mi vida, pero ideológicos ninguno. Bossio y Massa son flanes, no dicen nada, eran chupamedias, se hacían los cristinistas, ese significante vacío de “soy cristinista porque soy peronista”. ¿Cómo carajo explica (Miguel Ángel) Pichetto su viraje? Se cagaron en la voluntad popular, se fueron con la derecha. Yo prefiero boletearme antes de hacer una cosa así. ¿De qué te sirve ser diputado para que la gente te putee? Mirá los del Movimiento Evita cada vez que tuitean algo los putean todos.

"Yo tuve mil virajes políticos en mi vida, pero ideológicos ninguno"


I: —¿Te reunías con Raúl Alfonsín cuando liderabas la Juventud Radical?

LS: —Yo fui muy amigo de Raúl. Él vino a mis últimos tres cumpleaños. Nos juntábamos seguido.

I: —¿Qué te decía del kirchnerismo?

LS: —Él tenía mejor imagen de Cristina que de Néstor y creo que hay muchas cosas que él no vio. La muerte de Néstor por ejemplo. Me hubiera gustado que viera lo que pasó ese día. Alfonsín siempre decía que los reconocimientos que mejor le caían eran los que venían del peronismo. Si estábamos morfando y se acercaba uno a saludar y le decía que era peronista, él siempre se paraba, le agarraba la mano, agradecía, era un mimo que le gustaba. Él siempre decía que Néstor hizo muchas cosas que a nosotros nos hubiera gustado hacer. No mandó tropas al Golfo, modificó la Corte. Respetaba mucho las políticas del kirchnerismo. ¿Qué le jodía a Rául? La cooptación de dirigentes radicales. Pero en la visión de país había coincidencias. Lo cierto también es que dejamos de existir como partido antes de que él se muriera. Y él sabía que el partido ya no servía para un carajo. Pero una cosa es saberlo y otra reconocerlo.

I: —¿Si tenés que elegir los hechos que justifican el lugar en la historia que tienen Alfonsín, Néstor y Cristina, cuáles elegís?

LS: —De Alfonsín el juicio a las juntas. De Néstor podría decir que lo más significativo de su gobierno fue la renegociación de la deuda, pero para mi fue la recuperación de la política. Yo me siento kirchnerista cultural en términos del reconocimiento de la transgresión, de ser políticamente incorrecto, de la rebeldía. Alfonsín tenía más vuelo intelectual pero Néstor y Cristina tuvieron más coraje. Alfonsín tuvo muchos huevos para enfrentar a las Juntas, armar la Conadep, pero se le fue el poder de las manos y desde el levantamiento carapintada de 1987 fue negociando, aunque no negoción lo más importante que fue el plan económico que puso en práctica Menem. Y Cristina fue la recuperación de la soberanía popular, del poder del Estado. Son tres ejes: con Alfonsín la recuperación de la Democracia, con Néstor la recuperación de la política y con Cristina la recuperación del Estado. Esa es la línea de continuidad.

I: —¿Y tres cosas para olvidar?

LS: —Me hubiese gustado que Alfonsín hubiera enfrentado el golpe de mercado que sufrió. Siempre se lo recriminamos. Cosa que Néstor hubiera hecho sin ninguna duda. Lo hizo con Shell cuando fue la corrida contra el peso. Creo que Néstor tendría que haber hablado más con Raúl; se hubiesen entendido bien. Tendría que haber confiado en el diálogo con él. Y Cristina… y no es por ser chupamedias, pero yo soy cada día más cristinista. Se la jugó y se la sigue jugando. En términos de gobierno, de administración del Estado. Aunque yo hubiese sido más enérgico con los chorros. Creo que Cristina no robó, pero la pelea con Clarín muchas veces te lleva a tener que disimular tus debilidades para que el enemigo no te lastime más.

I: —A Clarín también se lo reforzó en la fusión con Cablevision que firmó Néstor antes de irse… Con cada gobierno Clarín va teniendo más poder. Puede incluso que el de Cristina haya sido el único gobierno democrático que no le dio nada.

LS: —Néstor era un estratega, boludo no era. Gobernar un país con la complejidad de Argentina… no es Uruguay, ni Bélgica ni Suecia. Desde el sillón de casa es cómodo decir lo que tendrían que haber hecho. Cristina pudo hacer lo que hizo en 2011 porque gana con el 54 por ciento porque Néstor la empodera.

I: —¿La ves a Cristina volviendo al poder en 2019?

LS: —No creo que ella quiera ser Presidenta otra vez. Ella debe querer que sea una compañera o compañero nuestro. Si gana por mucha diferencia y la gente lo pide… tampoco creo que quiera ser Senadora. Es candidata porque se lo pedimos todos nosotros. Era ella o se consolidaba este proyecto. El tema es que los valores y las ideas que se sostienen pongan un presidente para darle más poder a la política, a la sociedad, para sacarle poder a las corporaciones.