El fuerte editorial de La Nación llamando a votar por Cambiemos
El fuerte editorial de La Nación llamando a votar por Cambiemos

"El cruce de todo río ancho y caudaloso sorprende a veces en la mitad del cauce a quien lo emprende, con dudas acerca de si debe continuar la marcha o si es mejor retroceder a la orilla de partida"; comienza con aires literarios el editorial que el diario La Nación publicó en su edición de este sábado llamando a votar por Cambiemos, aunque sin decirlo de forma explícita.

En medio de la veda electoral y apelando a la esperanza de un horizonte venturoso, el periódico que hoy es parte del grupo español Prisa (de impronta y tamaño similar al del monopólico grupo Clarín) aprovecha su espacio para arremeter contra el consumo (uno de los pilares económicos del kirchnerismo), diciendo que "durante años, hemos elegido como nación apostar por el exacerbamiento del consumo" en oposición al modelo actual de nación agroexportadora. No por nada uno de los históricos slogans de La Nación fue "siempre junto al campo".

Luego lanza las balas que, como hashtags, subrayan la idea central del editorial. "Clientelismo", "parásito", "Estado", desfilan para desembarcar en el contundente concepto de que "convertimos al Estado en el mayor empleador del país. El 40% de la población se alimenta de su mano". Bienvenido, ajuste.

Pero luego llega el baldazo de ideología conservadora, con un párrafo para el archivo: "Los mentores de Maduro en el país prohibieron, en su hora de gobierno, exportaciones con mercados seguros, como fue el caso del trigo, del maíz, de la carne. En otros, se gravó el comercio exterior con tasas de magnitud absurda; es la que aún afecta las ventas de soja, por ejemplo".

La segunda parte del editorial, en ese mismo sentido, sorprende por lo calcado que parece de un volante político como los que se reparten en las esquinas en época de campaña, mencionando los presuntos éxitos de Cambiemos: "refinanciación de la deuda a tasas mucho más favorables, la eliminación del cepo cambiario, un imprescindible ajuste parcial de tarifas, en algún sentido reparando injusticias y desigualdades y, en otros, sorprendiendo a quienes estábamos habituados a una política de insostenible cuasi gratuidad. Transporte, luz, gas y agua eran variantes de un país irreal. Se llegó a creer que nadie debía pagar en nada el justo precio. Los subsidios eran enormes y aún lo siguen siendo en bastantes rubros". 

En su fervor antikirchnerista, de paso, el editorialista del anciano periódico se pregunta por la falta de firmeza a la hora de condenar al gobierno de Nicolás Maduro: "¿Eran éstos los que se escandalizaban por el terrorismo de Estado de los años setenta?". Lo curioso de la pregunta es la relatividad que le aplica al genocidio militar de los 70s con el uso de la idea de lo "escandaloso", como si se quisiera poner al secuestro y desaparición de 30 mil personas a la par de un baile hot en Showmatch

El cierre, por supuesto, es a toda orquesta: "Faltan muchísimas cosas por hacer, desde luego. Para completar el paso hacia la otra orilla no hay dudas de que es necesario un cambio de mentalidad y paradigmas. La otra ribera se perfila aún en la lejanía, pero está más cercana que antes".

El editorial completo

El cruce de todo río ancho y caudaloso sorprende a veces en la mitad del cauce a quien lo emprende, con dudas acerca de si debe continuar la marcha o si es mejor retroceder a la orilla de partida. Es el instante en que están lejanas por igual. Se abandonó una, pues no había futuro en esas tierras, y se pensó que la travesía hacia la otra sería más fácil y mayor la recompensa al llegar. El dilema es tan viejo como el mundo, como lo es cualquier camino de cambio que se emprende.

Éste es un momento de efervescencia política en la Argentina. Si conseguimos examinar sabiamente la realidad del país, acaso comparándola con la de nuestros vecinos, o con países que supieron estar manifiestamente por debajo del nuestro, ejercitaríamos un sano criterio crítico y podríamos superar las contingencias que nos acucian.


Durante años, hemos elegido como nación apostar por el exacerbamiento del consumo. Lo hicimos sobre las bases falsas de que el clientelismo podría subsistir indefinidamente como parásito de las arcas del Estado. Ignoramos que, por definición, los recursos públicos, igual que los privados, son limitados. En ese tren de irracionales conjeturas, convertimos al Estado en el mayor empleador del país. El 40% de la población se alimenta de su mano. Eso ha aumentado en términos exorbitantes el gasto público y elevado el déficit fiscal total al 8 por ciento del PBI. La deuda pública en Lebacs es de 900.000 millones de pesos. ¿Cuándo y cómo comenzará a desactivarse una bomba financiera como ésa?

Los gobiernos han procurado enjuagar los problemas de tal índole con un sistema de impuestos asfixiante, tan al límite de lo posible que ha generado la retracción de la inversión privada en todos los niveles. Incluso, provocó que algunos establecimientos fabriles de origen extranjero se retiraran del escenario nacional. Pasamos de ser exportadores de gas y petróleo a importarlo en condiciones sumamente ruinosas desde los nefastos años del kirchnerismo. Como parte de una aventura irresponsable, repartimos tarifas de regalo, sin importar la gravedad de que se dejara de invertir en esos servicios a raíz de lo sucedido. No hubo más usinas, ni represas, ni caminos, ni puertos, y los pocos que había se deterioraron.

Los mentores de Maduro en el país prohibieron, en su hora de gobierno, exportaciones con mercados seguros, como fue el caso del trigo, del maíz, de la carne. En otros, se gravó el comercio exterior con tasas de magnitud absurda; es la que aún afecta las ventas de soja, por ejemplo.

El régimen laboral y previsional se articuló de modo tan gravoso para el empleador que terminó por producir, como efecto inverso, un proceso de desocupación, en claro perjuicio para los trabajadores. Los sindicatos se desentendieron de ese fenómeno; optaron por la especulación política a la defensa real del interés permanente de sus afiliados. Un régimen laboral confiscatorio no podía sino llevar a la informalidad y evasión fiscal que hoy caracteriza a importantes franjas del mercado.

En esos términos a nadie podía asombrar que se desembocara en una crisis económico-social. Se la atendió, según hábitos perniciosos, con la proliferación cada vez mayor de subsidios, y peor, con la destrucción de la cultura del esfuerzo y del trabajo que había empinado a nuestro país en el mundo.

Hoy, hay personas que no aceptan empleos formales pues, de hacerlo, perderían subsidios que los asisten sin reciprocidad de esfuerzos. Son signos de que el porvenir se encuentra comprometido.

Esos males delinean una orilla. La otra muestra una razonable refinanciación de la deuda a tasas mucho más favorables, la eliminación del cepo cambiario, un imprescindible ajuste parcial de tarifas, en algún sentido reparando injusticias y desigualdades y, en otros, sorprendiendo a quienes estábamos habituados a una política de insostenible cuasi gratuidad. Transporte, luz, gas y agua eran variantes de un país irreal.

Se llegó a creer que nadie debía pagar en nada el justo precio. Los subsidios eran enormes y aún lo siguen siendo en bastantes rubros.

El tiempo transcurrido muestra un fuerte descenso de la inflación, aunque insuficiente para que contemos con la moneda sana que pedía Juan B. Justo hace cien años. También ha habido este último año y medio intentos de racionalizar el Estado y su administración; un fuerte aumento de las exportaciones agrícolas, como respecto del trigo liberado ya de las retenciones y prohibiciones que lo ahogaban, y la reactivación de la industria metalmecánica, en especial, la ligada al agro. De igual forma han despegado vuelo la actividad de la construcción y las ventas de inmuebles, automotores y motos. Por lo demás, el plan de sinceramiento fiscal registró resultados sorprendentes para propios y extraños, con ingresos nuevos que han ensanchado considerablemente la base tributaria.

Faltan muchísimas cosas por hacer, desde luego. Para completar el paso hacia la otra orilla no hay dudas de que es necesario un cambio de mentalidad y paradigmas. La otra ribera se perfila aún en la lejanía, pero está más cercana que antes.

Se halla así abierta la esperanzadora posibilidad de lograr una transformación decisiva que restituya al nuestro la condición de país productivo sobre la base de una educación pública inclusiva y exigente a fin de que se cumplan los requerimientos actualizados en ciencias y humanismo.

La Argentina ha perdido en las últimas décadas, y sobre todo en el siglo XXI, no sólo importantes posiciones relativas en lo material en comparación con otras naciones, sino que en lo moral ha decaído en la consideración general. La amistad con la Venezuela de Chávez y Maduro ha sido el peso muerto que echó sobre nuestros hombros un izquierdismo retrógrado, que en su paranoia intelectual ha reclamado estos días más crímenes políticos al régimen de Caracas porque no le parece suficiente los habidos. ¿Eran éstos los que se escandalizaban por el terrorismo de Estado de los años setenta?

La necesidad de avanzar hacia la otra orilla nos impone a los argentinos un esfuerzo colectivo mayúsculo, una grandeza de miras compartida en grado no menor al de los momentos de mayor ejemplaridad nacional.