"Yo era testigo reservado, estaba escondido por temor. Pero la ministra Patricia Bullrich dio públicamente todos mis datos". Así se lo contó a Revista Cítrica, Andrés Garzi, amigo de Santiago Maldonado, quien consiguió llamar al teléfono del joven desaparecido 24 horas después de la represión de Gendarmería en la Pu Lof Cushamen.

Foto: Viojf / Revista Cítrica.
Foto: Viojf / Revista Cítrica.

Ariel Garzi es un testigo fundamental en la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado hace 19 días luego de un operativo de gendarmería. Era un testigo protegido en el caso pero la ministra Bullrich decidió nombrarlo en su exposición en el Senado. A partir de ese momento, Ariel decidió salir a hablar y que su rostro se vea como un modo de protegerse por si algo le llegase a pasar a él o a su familia.

En esa entrevista con Revista Cítrica contó que llamó a Santiago 24 horas después de su desaparición y que atendieron el teléfono por unos segundos. "Después del allanamiento estábamos al tanto sobre que había un desaparecido. Que se habían llevado a uno. Al día siguiente me mandan una foto, por whatsapp con la cara del muchacho que se habían llevado, y ahí me di cuenta que era Santiago Maldonado. El Brujo", contó. Agregó que "en ese mismo momento, a lo primero que atiné fue agarrar mi teléfono y llamar. Fue a las 15:23. Llamé a Santiago y alguien me atendió durante 22 segundos, sin emitir ninguna palabra".

Ariel detalló que percibió en esos segundos: "Se escuchaba una habitación vacía, con ecos, pasos. Y lo primero que se me vino a la mente fue el ruido de botas, caminando. En ningún momento me hablaron. Yo lo llamaba a Santiago, a los gritos. La llamada dura 22 segundos, y me cortan. Al minuto siguiente volví a llamar, y ya me daba como que el teléfono estaba apagado".