La CGT anunció que el 25 de septiembre tendrá lugar una reunión cumbre de dirigentes  para lanzar un paro nacional. Así lo afirmó Juan Carlos Schmid desde el palco: "Se convocará al comité confederado para decidir un plan de lucha que incluya un paro general". 

 
Sin embargo, otra de las cuestiones claras que arrojó el acto fue que Schmid estuvo solo en escena, y resultó ser el único orador en el acto principal en Plaza de Mayo. 

Quienes deberían haber estado allí y que aún forman parte del triunvirato, brillaron por su ausencia: Héctor Daer, Gerardo Martínez, además de Armando Cavalieri y Antonio Caló. Ninguno de los cuatro participó.
 
"No venimos detrás de ninguna conspiración, venimos con una demanda central trabajo digno y salario justo", remarcó Schmid. Entre otros temas que abordó el líder sindical -el atentado en Barcelona y la crisis en Venezuela- reclamó "la aparición con vida" de Santiago Maldonado. 

La marcha fue convocada a Plaza de Mayo desde la CGT, las dos CTA, agrupaciones sociales y piqueteras y partidos de izquierda para rechazar la política económica del Gobierno de Mauricio Macri.
 
Los dirigentes que sí acompañaron el reclamo fueron Pablo Moyano y Omar Plaini, entre otros. Cabe destacar que hubo varias columnas de trabajadores, generalmente representados por los gremialistas ausentes ya nombrados, que sí participaron de la movilización. 

Este vaticinio ya lo había hecho el líder de La Bancaria y máximo referente de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT), Sergio Palazzo: "Aunque los dirigentes digan que no marchan, los trabajadores lo harán". 
 
En este sentido, quien dejó clara su postura fue la representante de izquierda Vilma Ripoll, del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST)."Otra vez, los Gordos se bajaron de la movilización. Es un clásico. Siempre encuentran una razón para no estar y para no expresarse en el momento que se debe hacer".