foto: Twitter
foto: Twitter

Un poderoso terremoto sacudió como nunca antes al sur de México con epicentro en el norte de Chiapas, estado en el que se derrumbaron varias viviendas y hay al menos 58 víctimas fatales.

El coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, Luis Felipe Puente, confirmó hasta el momento 23 víctimas fatales en Oaxaca (sur), ocho en Chiapas (sureste) y dos en Tabasco (sureste).

El Servicio Sismológico Nacional (SSN) de México, a su vez, apuntó que el sismo ocurrió a las 23:49 (01:49, hora en Argentina), y tuvo el origen a 137 kilómetros al suroeste de Tonalá, en el estado de Chiapas, a 33 kilómetros de profundidad y su epicentro se ubicó 119 kilómetros al sur-suroeste de Tres Picos.

El movimiento causó cortes de energía en Ciudad de México.

Por su parte, el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, señaló que hay escuelas y hospitales afectados por el sismo, que fue de 8,4 grados en la escala Richter, más potente aún que el registrado en 1985 y dejó más de un millar de muertos y había sido de 8,1 grados.

Las clases fueron suspendidas en todo el Estado.

Asimismo, el centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico ha emitido una alerta para México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador. Las autoridades calculan que las olas podrían superar los cuatro metros.

El sismo se ha podido sentir violentamente en la capital, donde amplias zonas se quedaron sin luz. En la capital, la alarma sísmica (un sistema de advertencia con altavoces repartidos por la ciudad) alertó del temblor lo que permitió que numerosos habitantes pudieran situarse en lugares seguros.

Tras el sismo hubo al menos 60 réplicas, según ha asegurado el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el mayor tuvo una magnitud de 6.1.