Golpe a la teoría de los gendarmes aislados: "Noceti estaba en el lugar cuando se llevaron a Santiago"
Golpe a la teoría de los gendarmes aislados: "Noceti estaba en el lugar cuando se llevaron a Santiago"

Tras casi cuarenta días de negar la participación de uniformados en la desaparición de Santiago Maldonado, impulsando incluso todo tipo de pistas falsas para desviar la investigación, el gobierno se resignó a aceptar que la única pista viable conduce a la actuación de Gendarmería.

Sin embargo, la estrategia oficial apunta ahora a establecer que no fue la fuerza la responsable del hecho, y mucho menos el funcionario del Ministerio de Seguridad Pablo Noceti, sino que se trató de un arresto violento de uno o un grupo de gendarmes, por fuera de las órdenes recibidas.

La posición es difícil de sostener porque resulta contradictoria con la férrea actitud encubridora que mantuvo del gobierno durante varias semanas, pero también porque está probada la participación de Noceti en la planificación del operativo ilegal contra los manifestantes que cortaban la Ruta 40.

Pero no solo es eso. Hay testimonios directos de la presencia del propio Noceti en el lugar de los hechos en el momento de la desaparición de Santiago. Así lo ratificó al sitio de noticias BigBang News una de las integrantes de la comunidad mapuche que estuvo en la zona aquel 1 de agosto, Soraya Maicoño, a quien no le permitieron ese día llegar al lugar donde se desarrollaba la represión: “Santiago es detenido entre las 13 y las 13.30 y a esa hora Noceti estaba en el lugar. El viene a eso de las dos y se pone a saludar en el lugar donde nos tenían retenidas. Nosotras no sabíamos entonces quién era. Después lo reconocimos por las fotos”.

Por su parte, Neri Garay, que permaneció en la ocasión junto a Soraya, agregó sobre Noceti: “Vuelve a pasar tipo cinco o seis de la tarde. Estuvo claramente dirigiendo el operativo. Saludó a cada uno de los gendarmes. Estaba ahí mientras las camionetas pasaban de un lado a otro. Él lo supo desde un primer momento”.

Noceti ya había tenido reuniones el día anterior con funcionarios y miembros de las fuerzas de seguridad para diagramar el fatídico operativo, que terminó con la desaparición de Maldonado. Lejos quedó aquella pretensión de la ministra Patricia Bullrich de que uno de sus hombres clave solamente "pasó a saludar" a los gendarmes.