La senadora Lucía Topolansky, esposa del expresidente José Mujica (2010-2015), se convirtió este miércoles en la primera vicepresidenta de Uruguay luego de que la Asamblea General aceptara la renuncia de Raúl Sendic.

Con el voto afirmativo de los 123 legisladores presentes, fue aceptada la renuncia de Sendic y por orden constitucional queda en su lugar Topolansky, indicó la presidenta de la Asamblea General actuante, Monica Xavier.

Topolansky, con una larga carrera política, pasó a ocupar el cargo por ser la segunda senadora más votada dentro del Movimiento de Participación Popular (MPP), sector político que lidera Mujica y que obtuvo el mayor número sufragios en el gobernante Frente Amplio (izquierda) en las últimas elecciones, de 2014.

Mujica, quien encabezó la lista al senado por el MPP, no puede asumir la vicepresidencia por ser el antecesor del actual jefe de Estado, Tabaré Vázquez.

Topolansky, exintegrante del grupo guerrillero Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, estuvo presa 13 años durante la última dictadura militar (1973-1985).

Tras salir de la cárcel, militó en el Frente Amplio y resultó electa diputada por Montevideo en 1999, y luego senadora nacional en 2005, cargo que ocupaba hasta este miércoles.

Una renuncia esperada

Sendic formalizó su renuncia el lunes tras haberla comunicado el sábado en el plenario del Frente Amplio, que se aprestaba a discutir una sanción en su contra.

La crisis se precipitó luego de que el Tribunal de Conducta Política de esa fuerza política juzgara que Sendic mostró "un proceder inaceptable en el uso de dineros públicos" mientras estuvo al frente de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap), primero como vicepresidente y luego como presidente, entre 2005 y 2013.

El dictamen del Tribunal se refería a gastos realizados con tarjetas corporativas de Ancap que no pudieron ser justificados como vinculados a la gestión.

Desde ese momento se habló de la asunción de Topolansky como vicepresidenta, y su nominación contó con el apoyo de toda la fuerza política, incluido el propio Vázquez.