El Tribunal Oral Federal (TOF) sentenció a Roberto "El Tuerto" Albornoz, a Luis De Cándido y a Ricardo Oscar Sánchez a las penas de prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos en Tucumán durante el “Operativo Independencia”. 

Por su parte, Manuel Rubén Vila, ex oficial ayudante, fue condenado a 10 años de cárcel. En esta causa se juzga a 17 represores (ex militares y ex policías de la provincia de Tucumán) por delitos de lesa humanidad cometidos contra 271 víctimas.
 
Los otros condenados a perpetua son Miguel Ángel Moreno, Jorge Omar Lazarte y Enrique José del Pino, mientras que otros cuatro imputados recibieron penas que van de 10 a 18 años de prisión, y otros 7 fueron absueltos.
 
El fallo fue firmado por los jueces Gabriel Casas, Carlos Jiménez Montilla y Juan Carlos Reynaga.
 
Albornoz es un ex policía retirado, había sido condenado en 2001 a cadena perpetua por los crímenes de Juan Carlos Aguirre y de Margarita Susana Azize Weiss, dos militantes de Montoneros.
 

De Cándido había sido sentenciado a prisión perpetua en 2012 en la causa conocida como Jefatura I. Además, en julio de 2010, fue condenado a 18 años de prisión. 
 
Rn tanto, Ricardo Sánchez, ex oficial principal, fue autor material de delitos cometidos contra nueve víctimas y por 47 casos de privación ilegítima de la libertad con apremios y/o vejaciones, 51 de esos casos tuvieron aplicación agravada por torturas, un caso de violación sexual y 37 de homicidio triplemente agravado.

Las víctimas suman 271 en total. El Operativo Independencia fue una actuación militar que fue ordenada por el Decreto Nº 261/75 del gobierno de María Estela Martínez de Perón. El objetivo de la orden era la de «neutralizar y/o aniquilar» un supuesto brote subversivo en Tucumán. 
 
Hubo escenario de combate entre las fuerzas militares y el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), Montoneros, partidos políticos, sindicatos, organizaciones estudiantiles y religiosas, y activistas populares en general. 
 
Las Fuerzas Armadas instalaron un régimen de terrorismo de estado durante el cual se produjo la violación masiva de derechos humanos y actos de genocidio, desapariciones forzadas y centros clandestinos de detención, tortura y exterminio.
 

El Operativo Independencia tuvo al mando al ex-general Antonio Domingo Bussi, genocida que -insólitamente- resultó electo gobernador de la misma provincia para el período 1995-1999. ​Bussi murió el 24 de noviembre de 2011, a los 85 años.