En una charla con Víctor Hugo Morales, Roberto Navarro se quebró al contar una conversación que tuvo con representantes del canal. Sobre la presión que ejerció el Gobierno de Macri en la censura de C5N, afirmó que "lo que les duele es que el público sepa que todos son corruptos y que llegaron la Gobierno para hacer negocios".

Navarro, recientemente despedido y censurado por el canal C5N, contó el raid de su desvinculación. "Me limitaban cada día más las cosas que teníamos por decir".
 
"Hubiera preferido dar por televisión las denuncias que ahora voy a publicar en El Destape web", aseguró.
 
Expresó que tiene graves denuncias de corrupción sobre la vicepresidenta Gabriela Michetti; sobre Gladys González y un whatsapp de la precandidata de Cambiemos a senadora de la Provincia de Buenos Aires "pidiendo coimas"; y otras. "Lo que les duele son las investigaciones", remarcó.

Charla entre VHM y Navarro.

"Lo que les duele es que el público sepa que todos son corruptos y que llegaron la Gobierno para hacer negocios", sentenció el periodista.
 
"Yo no podía entender que me dijeran que no se podía hablar de Gladys González", afirmó. Aseguró que desde el canal no le permitían traer ciertos invitados y que "buscaban" su renuncia.
 
"La semana pasada viajé a Salta y cuando volví me enteré que me habían levantado todo el programa del domingo, prácticamente". Explicó que estuvo trabajando las últimas semanas bajo un régimen de "censura previa".
 
Afirmó que tuvo una reunión con el director Mariano Frutos, en la que le dijo "no me dejes sin trabajo". En ese momento de la entrevista Navarro se quebró, al afirmar que fue "lo más grave que ha ocurrido". "Tranquilo", le dijo Víctor Hugo, y Navarro completó que Frutos le dijo "no me pidas que yo vaya preso para salvar tu trabajo". Aseguró que ese director "está en todas las causas penales, es Mariano Frutos". "Ahí entendí que no se podía hacer nada", reveló Navarro.