La organización villera La Poderosa, convocada por Casa de las Américas y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), expuso hoy su experiencia de organización política territorial en el panel inaugural del IV Encuentro de Pensamiento y Creación Joven “Casa Tomada”, de la Casa de las Américas, en la Habana, Cuba.
 

 
Nacho Levy, referente latinoamericano de la organización villera, reflexionó sobre el bloqueo que se vive en todo el continente, tanto económico como comunicacional, a través del silencio. Y que el valor de reivindicar el espacio público de los barrios populares es una bandera que sostienen en los más de cincuenta territorios de ocho países distintos donde se trabaja. Al respecto, opinó: “Las siete maravillas que tenemos son la tierra, el sol, el agua, la salud, la educación, la cultura y la libertad, pero nos las niegan”.
 
En ese sentido, profundizó: “Sin ninguna duda vivimos en una Patria Grande, pero también vivimos en una Patria Baja. Esa que hace que un vecino de Zavaleta, de Buenos Aires, se sienta mucho más compatriota con los vecinos del asentamiento de Isla Gaspar, en Uruguay, o de Sagrada Familia, en Paraguay, o los del barrio de San Miguel del Padrón en Cuba”, afirmó.
 
En medio de aplausos del público en la sala Che Guevara, hizo una petición especial: “Me paro ahora para entregarle el micrófono y la silla a un compañero nuestro que lo estamos buscando y que les agradeceríamos que nos ayudaran a encontrar. Se llama Santiago Maldonado y le preguntamos desde acá, al Estado Argentino, dónde mierda está”.
 
Por su parte, el director de Casa de las Américas, Roberto Fernández Retamar, recibió a los proyectos editoriales, artísticos, autogestivos y movimientos sociales invitados a “Casa Tomada”, y les aseguró: “La presencia de los jóvenes es muy esperanzadora porque mantiene la esencia por la cual existe este evento, que es ni más ni menos que empujarlos en sus obras. Ni yo ni el resto de quienes trabajamos en la Casa, somos los protagonistas”. 
 
Retamar sentenció: “Hoy todos ustedes son nietos de Haydée Santamaría, la fundadora de esta Casa, quien luchó en varios episodios de la Revolución; si ella estuviese aquí, los defendería a todos como lo hizo con grandes poetas, cantantes y escritores”.