El peritaje de los más de 70 teléfonos celulares secuestrados a los gendarmes que participaron de la represión en la Pu Lof de Cushamen el 1 de agosto, cuando ocurrió la desaparición forzada de Santiago Maldonado, habría arrojado un mensaje comprometedor: "Les dimos corchazos para que tengan".

Gendarmes
Gendarmes



Así se desprende de una fuente con acceso al expediente a la que tuvo acceso el diario La Nación. Según informó, es un audio enviado por un gendarme a un superior.
 
Según explicó la fuente, "algunos celulares tenían una aplicación para grabar conversaciones. Esto confirma que hubo contacto entre los manifestantes y los gendarmes, y que también hubo una agresión".

"Para nosotros no hay dudas de que cuando dice corchazos se refiere a proyectiles”, agregó, como si hiciera falta la aclaración, pero planteó una duda: “Aún no se puede establecer si hablaba de postas de goma o disparos de armas de fuego".

No obstante, el martes se conoció la declaración de un policía rionegrino, quien aseguró que en un rastrillaje efectuado en agosto hallaron "cartuchos de bala de armas FAL y 9 mm" y que tanto el juez federal de Esquel Guido Otranto como la fiscal Ávila le impidieron levantarlos "porque no era lo que estaban buscando".

Noticias relacionadas