El presidente de Brasil, Michel Temer, será sometido a una votación en la cámara de diputados de ese país, el próximo mes, en la que necesita dos tercios de los votos para aceptar la denuncia y suspenderlo por seis meses del cargo.

 
La mencionada denuncia se refiere a un acto de corrupción en el que habría incurrido el presidente que asumió tras el golpe de Estado que sufrió la presidenta electa democráticamente, Dilma Rousseff.

Crédito Agencia Sputnik
Crédito Agencia Sputnik

Temer hizo declaraciones en la que se trató de desligar de la denuncia, y dijo haber sido víctima de una "conspiración" que "forjó pruebas" para exponerlo.
 
Temer cargó contra el ex procurador general, Rodrigo Janot, encargado de la denuncia, y su principal acusador, el empresario corrupto confeso Joesley Batista, dueño del frigorífico JBS, el mayor productor mundial de proteína animal.
 
El gobernante será sometido el próximo mes a una votación en la Cámara de Diputados, que necesita dos tercios de los votos para aceptar la denuncia y suspenderlo por seis meses del cargo.
 
La corte suprema rechazó ayer por 10 votos contra 1 un pedido de Temer para suspender la denuncia de Janot.