Los estudiantes levantaron algunas tomas pero ratificaron que la lucha continúa
Los estudiantes levantaron algunas tomas pero ratificaron que la lucha continúa

Después de 30 días de un conflicto caldeado por la negativa del poder político a sentarse a negociar y de una campaña mediática de demonización de los estudiantes combativos, las asambleas de siete escuelas secundarias porteñas dieron por finalizadas las tomas, aunque como parte de un plan de lucha que continúa.

La reforma estudiantil llamada "Secundaria del Futuro", impulsada por el gobierno de la Ciudad, sigue generando rechazos entre el alumnado, sus padres y una parte de los educadores.

Pese al fin de la medida de fuerza, los centros de estudiantes empoderados por las asambleas reiteraron su pedido para que las modificaciones curriculares se posterguen por al menos un año.

La decisión se tomó luego de las declaraciones del ministro de Justicia, Germán Garavano, que ratificó su consideración de que las ocupaciones son ilegales, incluso pese a un fallo contrario de la jueza Elena Liberatori.

Las asambleas estudiantiles de los colegios Carlos Pellegrini, Nacional Buenos Aires, Manuel Belgrano, Juan Pedro Esnaola, Nacional 17, Lenguas Vivas y Nicolás Avellaneda decidieron suspender las tomas y avanzar con otras medidas para hacer público su reclamo.

Entre esas medidas anunciaron que hoy a las 14 llevarán adelante una marcha y concentración al Ministerio de Educación de la Ciudad (Av. Paseo Colón 255), donde a las 16 los estudiantes darán una conferencia de prensa.

"Queremos manifestar nuestro pedido y qué es lo que queremos: una suspensión de esta reforma. Pero decidimos que la toma no es el camino más adecuado hoy", dijo Victoria Camino, secretaria general del centro de estudiantes del Carlos Pellegrini.

En tanto, se espera que los colegios Normal 8, Normal 5, Danzas 1 y de Trabajadores Gráficos definan en asambleas en las próximas horas si también suspenden las tomas. Se espera que el resto de las instituciones decida lo mismo a lo largo del día de hoy.

"La idea es discutir en las asambleas de cada escuela si se pasa a un cuarto intermedio con las tomas y volver a exigir la prórroga de la aplicación de la reforma por un año para, durante 2018, crear un congreso pedagógico en el que participemos todos los actores", expresó Agustín Prieto, del Centro de Estudiantes del Mariano Acosta.

Por su parte, el fiscal porteño Carlos Fel Rolero Santurian, quien centraliza todas las denuncias por las escuelas ocupadas, indicó a Télam que "nosotros estamos actuando en una instancia inicial que es verificar o no la comisión de un delito, que presuntamente sería el de usurpación; pero no tenemos a nadie identificado".

"Tenemos 16 escuelas que están judicializadas. Es decir, hay 16 escuelas en las que se está investigando un presunto delito; de ellas en cuatro se levantaron las tomas a partir de las reuniones que hemos sostenido con los diferentes actores", describió.

El fiscal remarcó que en las numerosas reuniones que tuvieron con alumnos y padres no pidieron datos, por lo que no hay nadie identificado. "El espíritu es lograr que los chicos desistan de la medida a partir del diálogo", indicó.