La Diputada Nacional Carolina Gaillard expresó su disconformidad con la reglamentación de la Ley 27.350 de Cannabis Medicinal que fue publicada días atrás en el boletín oficial.

“No estoy satisfecha con la reglamentación que hizo el Poder Ejecutivo Nacional de la Ley 27.350. Perdimos la oportunidad de darle un marco legal a miles de pacientes que utilizan cannabis medicinal para paliar el dolor y mejorar su calidad de vida. El Poder Ejecutivo Nacional convirtió una ley y su reglamentación en un protocolo de investigación, dejando miles de pacientes sin marco legal que los contenga”, manifestó Gaillard.

La reglamentación de la Ley de Cannabis Medicinal es restrictiva y no contempla todas las aristas del tema, que es lo que se planteó en el debate en el recinto. Ha imperado la postura del Ministerio de Seguridad por sobre una mirada del Derecho a la Salud. En ese sentido, vamos a seguir trabajando legislativamente para modificar la ley y permitir el autocultivo por parte de pacientes, que es la única vía de acceso que existe en nuestro país para el tratamiento con cannabis para aliviar su dolor y mejorar su calidad de vida, hasta tanto el aceite sea elaborado por los laboratorios de producción pública. Es fundamental que el Estado proteja y acompañe a los pacientes, y deje de criminalizarlos y perseguirlos”, expresó la diputada entrerriana.

La Presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de diputados explicó que la reglamentación limita el Programa sólo a la epilepsia refractaria, dejando afuera todas las otras patologías para las que el cannabis medicinal es usado en la actualidad. “La ley expresa claramente que es el médico quien puede indicar en qué casos recomienda el tratamiento con derivados del cannabis, pero con esta reglamentación esa posibilidad queda descartada, dejando miles de pacientes sin acceso legal al tratamiento”, agregó Gaillard.

Según la legisladora del Frente para la Victoria, otra falencia de la reglamentación es que “no aclara quién va a expedir la autorización para que el INTA y el CONICET cultiven, ni está reglamentado el rol de los laboratorios de producción pública de medicamentos, que es lo central de la ley, porque allí se expresa que el aceite será elaborado de forma prioritaria por ellos. El Gobierno Nacional ha ignorado esto y reglamentó sólo para comprar aceite importado”.

“El Gobierno Nacional fue en contra de un principio constitucional que dice que no se puede alterar el espíritu de una ley con la reglamentación”, señaló Gaillard. “En este sentido, tal cual está hecha la reglamentación, es inconstitucional porque altera el espíritu de la ley, sobre todo en la parte que habla de las patologías que va a alcanzar el Programa, ya que en la ley dice que es para las patologías que el médico considere pertinente, y el Poder Ejecutivo lo limitó a la epilepsia refractaria”, concluyó la diputada entrerriana.