El Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires sostuvo que “apenas se supo de la situación, se resguardó la integridad de la estudiante, hablando con el abusador para pedirle que no viniera más a la toma para no generar una situación incómoda para ella. Además, al día siguiente de lo sucedido empezamos a redactar un Protocolo contra la Violencia de Género para el colegio”.

Así lo hicieron saber a través de un comunicado. Para los estudiantes hay una clara maniobra de Cambiemos a favor del ministerio de Educación porteño y no se protege a la víctima: “El rector del Colegio y varios medios de comunicación están intentando usar este reclamo con fines políticos de deslegitimar la lucha de los estudiantes de Capital. No consensuar con la víctima, sobre todo siendo esta un menor de edad, la difusión de su situación, es un abuso a su intimidad”.

Estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires exigen la aplicación de una Educación Sexual Integral y del Protocolo contra la Violencia de Género

"Poner en la agenda la discusión urgente sobre los abusos sexuales nos lleva a la necesidad de decir que  los abusos sexuales son producto de un sistema, un Estado y, en este caso, un colegio, que avalan a un sistema machista y no se dan por "falta de control", sino por la falta de concientización. Es necesario hacer hincapié en la necesidad de una Educación Sexual Integral”, expresaron los estudiantes.

Según los estudiantes, el rector y medios oficialistas atacan con este caso a los alumnos que están en defensa de la educación pública, y en ese sentido, criminalizan la protesta. 

CUESTIONAN A MEDIOS Y AL RECTOR DEL BUENOS AIRES  

El Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes advirtió que "por tratarse de una persona menor de edad" no puede difundir "información específica sobre el hecho ni sobre el tipo de intervención realizada".

En este sentido, solicitó "la colaboración de los medios de comunicación para la protección de la adolescente en cuestión y de sus compañeros de escuela, especialmente en lo que se refiere a los derechos a la identidad e integridad personal".

Esta mañana, el rector Gustavo Zorzoli aseguró en una conferencia de prensa, que por el momento no habrá medidas contra el presunto agresor ya que la institución tiene la obligación de "garantizar el derecho a educarse" de ambos estudiantes.

Por la tarde, el rector del Nacional Buenos Aires, informó a la comunidad educativa de la decisión a través de un comunicado. "En relación con los sucesos de público conocimiento señalamos que, en acuerdo con el Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes y luego de realizar la consulta del caso con la Universidad de Buenos Aires, hemos decidido que el estudiante partícipe del presunto ilícito deje de asistir a clases en el Colegio" indica el comunicado y advierte que "le aseguraremos (al estudiante denunciado) la continuidad de sus estudios en otro ámbito físico".

El Nacional de Buenos Aires depende de la Universidad de Buenos Aires, tiene autonomía del ministerio de Educación. Pero, desde la cartera, el PRO aprovechó para usarlo mediáticamente. "Cuando los adultos que dirigen una institución no quieren que haya una toma, no hay toma; acá el rector ha sido muy condescendiente y lo he escuchado criticar alegremente la tomas", dijo el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro.

"Tomamos los mayores recaudos para no estigmatizar a ninguno de los jóvenes involucrados en esta situación. Lo que importa es la situación de nuestros dos estudiantes", dijo Zorzoli.

El rector precisó que el abuso habría ocurrido durante la primera noche de la toma del colegio y que se enteró por la carta que la joven hizo circular primero por Whatsapp y luego en su Facebook, donde cuenta la agresión. Además, Zorzoli informó que el alumno denunciado se encuentra de viaje de egresados y que recién se reintegrará a la institución el próximo miércoles.