El gobierno nacional de España cruzó a los independentistas y a las autoridades de Barcelona por el referéndum de este domingo, en medio de la represión policial y de los ataques judiciales al sufragio.

@AdaColau
@AdaColau



Los colegios de Cataluña están repletos de gente que quiere votar en un referéndum considerado ilegal por la Justicia: la policía bloqueó el sistema informático del gobierno regional y se secuestraron urnas.

Con 337 heridos por la represión de la Guardia Civil, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, calificó de "cobarde" al jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, a quien acusó de enviar "miles de policías para pegarles a ciudadanos inocentes", por lo que pidió que renuncie a su mandato.

Por su parte, el ministro de Interior de España, Juan Ignacio Zoido, consideró que el referéndum independentista en Cataluña es "una auténtica simulación", al señalar que la Guardia Civil actuó "cumpliendo las ordenes de un juez" al reprimir a votantes.

"Estamos viviendo una situación de absoluta ilegalidad y un autentico simulacro", insistió y afirmó que la continuidad de la consulta "está llevando a una situación de alguna conflictividad, en la puerta de algunos colegios", situación que consideró "muy lamentable" y por la que volvió a pedir "que aquellos que han promovido y dado lugar a esta situación, depongan su actitud".

Noticias relacionadas