Este martes, la organización La Poderosa expondrá ante el Comité de los Derechos del Niño de la ONU en Ginebra, Suiza. Allí ampliará un informe presentado sobre la violación por parte del Estado argentino de los derechos de la niñez, en diez casos testigo de violencia policial, en diferentes provincias del país desde enero de 2016 hasta la fecha.

El movimiento villero, que impulsa un proyecto de ley para el Control Popular a las Fuerzas de Seguridad, sólo en el último mes recolectó más de mil denuncias de atropellos de las Fuerzas, en todo el territorio nacional. 
 
Entre la decena de hechos se detallan las torturas padecidas por Ezequiel Villanueva Moya, de 15 años en ese entonces, violentado a manos de la Prefectura en septiembre del año pasado, en la Villa 21-24: “Aunque recién se haya cumplido un año del 24 de septiembre, esos recuerdos me invaden todos los días. Ahora, esas historias guardadas en el silencio, llegarán por fin a la ONU. Y ojalá sirva para algo, porque los villeros estamos en peligro cotidianamente, de verdad: necesitamos urgente, un Control Popular a la Fuerzas de Seguridad”.

Junto a Ezequiel, también fue privado ilegítimamente de la libertad su amigo Iván Navarro, hoy con 19 años, a la vera del Riachuelo: “Desde aquel sábado a la noche mi vida cambió para siempre y, cuando me cruzo algún efectivo, no puedo ni acercarme. De corazón, espero que los gritos de La Garganta en la ONU les permitan escuchar a tantos responsables políticos ciegos, sordos y mudos, que no lograron hacernos callar”.
 
El informe, presentado en conjunto con el Comité para la Defensa de la Salud, la Ética y los Derechos Humanos, denuncia las violaciones del Estado argentino al Artículo 37 de la Convención de los Derechos del Niño y se profundizará mañana a partir de las 13 en el corazón de las Naciones Unidas.