Un hecho repudiable de lesbofobia ocurrió ayer en la estación Constitución de la línea C de subtes cuando miembros de la policía de la Ciudad de Buenos Aires abordaron a una pareja de lesbianas que se besaba en público para increparlas, hecho que terminó con la detención violenta de una de ellas.

"Me detuvieron como si fuera una delincuente o una narcotraficante", contó Mariana Gómez y agregó: "Fue un claro gesto de homofobia".

Las víctimas acusaron que fueron golpeadas y recibieron maltrato verbal, los policías arrastraron a Mariana por el piso como puede verse en las imágenes y le doblaron un brazo. Además, la llamaron "pibe".

Mariana contó que estaba junto a su pareja, Rocío Girat, besándose y fumando cuando llegó la policía y les dijo que no se podía fumar. Luego de que apargaron el cigarrillo, un efectivo le dobló el brazo para detenerla.

"Le dije que no había ningún cartel que prohibiera fumar. Me acusa de desacato a la autoridad. Nos pidieron el certificado de matrimonio, cosa que a una pareja heterosexual no le piden", contó Mariana a Radio 10.

"Mariana se encontraba junto con su esposa en la estación de Constitución en Capital Federal besándose cuando fue interceptada por personal policial de la Policía de la Ciudad que bajo la excusa de que se encontraba fumando un cigarrillo (de tabaco e industrial) en un sector no autorizado la golpeó y la detuvo, en un claro ataque por su orientación sexual", denunció la Agrupación LGBTI 1969.

Finalmente, fue trasladada a la oficina de la Policía porteña ubicada en la estación Boedo de la línea E y liberada pasadas las 21.