El Decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario, Franco Bertolacci, repudió el ingreso de Gendarmería al predio de casa de altos estudios, sin orden judicial, ayer al mediodía, durante un acto por la desaparición de Santiago Maldonado. "Fue una intimidación y una provocación", sostuvo.

"Ayer al mediodía cuando se realizaba una actividad que organizaron docentes y estudiantes de las distintas facultades que dictan clases en el predio universitario, un móvil de la Gendarmería ingresó al predio, circula lentamente por las calles interiores del Centro UniversitarioI incluso en la luneta trasera, la camioneta de Gendarmería tenía una foto de Santiago Maldonado", explicó en diálogo con Maldita Suerte por FM La Patriada.

"Se paran justo enfrente a la actividad, se bajan tres gendarmes e ingresan a la Facultad de Psicologocía y, cuando personal directivo de la Facultad les exige la documentación que permita su entrada al predio universitario, se niegan a presentarla y luego se retiran", describió el directivo.

"De esta situación se deben decir dos cosas: por un lado, la Ley de Educación Superior, en su artículo 31 establece que las fuerzas federales, en territorio federal como es el caso de una Universidad, sólo pueden ingresar con alguna autorización judicial o por pedido expreso de las autoridades universitarias. Ninguna de esas dos cosas pasó ayer", explicó.

"Llama muchísimo la atención lo que sucedió, además generó preocupación y sorpresa en la comunidad universitaria que esa presencia se haya producido justo en el contexto del desarrollo de esta actividad", agregó.

Además, no se trató de un hecho aislado. Bertolacci recordó que hace un par de semanas ocurrió un hecho parecido en la ciudad de Rosario, durante una actividad similar en el Instituto Olga Cossettini, también relacionado con la desaparición de Santiago Maldonado.

"No tengo ninguna duda de que fue una acto de carácter intimidatorio y una provocación. Por eso, los decanos de las distintas facultades manifestamos, no sólo públicamente, nuestra preocupación y repudio, sino también durante el día de ayer elevamos una nota al Rector de la Universidad para ponerlo en conocimiento de lo que había sucedido", sentenció.

"Creo que esto marca un retroceso democrático en nuestra sociedad. Creo que debemos pensar que nos pasa, hay sectores que banalizan estos acontecimientos, se empiezan a aceptar como natural que esto pase, la verdad es que es un retroceso en términos institucionales", continuó.

"También siento que es muy madura y responsable la respuesta que tuvo la Comunidad Universitaria en su conjunto, independientemente de la filiación política, institucional o de claustros que cada uno de nosotros tengamos", aclaró.

"Cuando Argentina logró dejar, hace mucho tiempo atrás, una etapa muy negra en el pasado, hay algunos hechos que nos tienen que encontrar a todos de manera muy contundente y muy firme", agregó.

"Hace mucho tiempo que no pasaba una violación semejante a la autonomía universitaria, pero además de eso, el problema es la actitud intimidatoria es realmente preocupante. Desde mi lugar convoco a una reflexión colectiva, en el sentido de no aceptar como natural lo que nos pasa, de involucrarnos para poder transformar algo que, a mi juicio es muy preocupante", concluyó.