Foto archivo Infonews
Foto archivo Infonews

La defensa de Milagro Sala realizó una presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación e interpuso un hábeas corpus ante el juez de turno en Jujuy a favor de la diputada del Parlasur para que cese de manera inmediata su alojamiento en la Unidad Penitenciaria Número 3 en razón del riesgo que implica para su vida y su integridad psicofísica la permanencia en dicho establecimiento.

En ambas peticiones recordaron que la medida cautelar dispuesta por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 27 de julio de 2017 aún está vigente y reclamaron su cumplimiento. Hay mucha preocupación por el estado de la dirigente social, el que claramente se ve agravado por nuevos hostigamientos de parte del personal del servicio penitenciario, quien en esta madruga la despertó reiteradas veces sin ninguna razón.

En las presentaciones realizadas recordaron que la cautelar dictada por la CIDH aún está vigente y tiene carácter obligatorio para el Estado Nacional, que incurre en responsabilidad internacional frente al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, comprometiendo su posición en la Organización de Estados Americanos (OEA) según lo dispuesto tanto en la Constitución Nacional, en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, de la Convención Americana de Derechos Humanos y del Reglamento de la CIDH.

Los letrados señalaron las irregularidades producidas durante el proceso por los jueces Gastón Mercau y Pablo Pullen Llermanos, ambos denunciados ante la justicia federal por prevaricato, es decir, por dictar resoluciones contrarias a la ley.

“Entendemos que la intervención de V.E. en su condición de responsable máximo de la correcta administración de justicia, debe actuar a fin de resguardar los derechos en juego de Milagro Sala”, señalaron.

La resolución emitida por el juez Pablo Pullen Llermanos el pasado sábado "es violatoria del legítimo derecho a la defensa, además de autocontradictoria, ya que cita informes del Departamento Médico del Poder Judicial en los que recomienda que la dirigente social esté en contacto las 24 horas con su familia dado el cuadro de depresión e ideación suicida que presentaba".

“Los hechos denunciados nos permiten sostener la existencia de una amenaza ilegal, ilegítima y arbitraria para la vida y la integridad psicofísica de Milagro Sala”, señalaron.

“Por ello se peticiona al magistrado que en ejercicio de sus deberes constitucionales restablezca de inmediato las condiciones en las que Milagro se encontraba detenida, de modo de disminuir los riesgos a sus derechos fundamentales que actualmente se encuentran vulnerados”, indicaron.