La militante de Tupac Amaru, Mirta Guerrero, más conocida como Shakira, estrecha colaboradora de Milagro sala, detenida también en el penal del Alto Comedero en Jujuy, intentó suicidarse ayer por la tarde, tras la finalización del horario de visitas, según informó la organización en un comunicado.

Según informan "Shakira" pidió hablar con el jefe de la unidad, Vilte. Quería reclamar por el trato recibido durante el traslado a la audiencia del juicio en el que fue condenada por el robo de una cámara al equipo de producción de Jorge Lanata, aunque todos los testigos, incluso los denunciantes en la audiencia, señalaron que el autor del hecho fue un hombre de un metro setenta y pelo largo.

Pasadas las 21 horas, cuando seguía pidiendo hablar con el responsable de la unidad carcelaria, otra oficial le dijo que el hombre ya se había retirado. Fue entonces que decidió sacar el colchón de la celda al pasillo para ser atendida. Sin tener respuestas, ingresó al baño. Sus compañeras, preocupadas al ver que no salía, se asomaron y vieron que se estaba ahorcando con una toalla.

Dos internas que se encontraban en ese sector pudieron entrar a socorrerla. Luego intervino personal de la unidad carcelaria. La atendió el SAME y fue llevada al Hospital San Roque. En este momento se encuentra fuera de peligro en el penal de mujeres de Alto Comedero. El hecho será informado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

"Shakira está operada de una hernia desde hace dos meses. Ha pedido en reiteradas oportunidades, con el certificado médico correspondiente, que se la interne para concluir estudios médicos vinculados con un problema que tiene desde la intervención quirúrgica, que le produce mucho dolor. Sin embargo, nunca han autorizado el traslado. Cuando bajaba las escaleras del Tribunal Oral Criminal N 3, que ayer la condenó sin pruebas por el robo de una cámara doméstica denunciado por el equipo de Lanata, una de las oficiales que la acompañaba le reclamó que descendiera tan lento y le cuestionó el calzado que se había puesto para ir al juicio, unas botas con un taco bajo", denunciaron desde la organización.

Cuando la oficial de apellido García le indicó a Mirta Guerrero que el jefe no la atendería porque ya se había retirado, Shakira reclamó: “qué necesitan, ¿que me corte para que me atienda? Diganle a Gerardo que si quiere un muerto, aca lo va a tener”.