La Justicia condenó este mediodía a prisión perpetua a Jonathan Luna por el femicidio de Micaela Ortega, la niña de 12 años a la que contactó por Facebook mediante un falso perfil con el que se hizo pasar por una chica, en mayo pasado en la ciudad de Bahía Blanca. Se trata de un caso histórico además, por ser la primera condena por "grooming", acoso de menores por redes sociales, que este caso terminó con el asesinato de la víctima.

"Micaela, mamá te desató, vola alto hija", dijo Mónica, mamá de Micaela, visiblemente emocionada, al momento de escuchar la sentencia.

El Tribunal Oral Criminal (TOC) 2 de Bahía Blanca, estuvo a cargo de los jueces Claudia Fortunatti, María Elena Baquedano y Eugenio Casas.

Durante los alegatos, el fiscal Rodolfo de Lucía y la abogada de la familia de la menor, Fernanda Petersen, solicitaron una condene de prisión perpetua a Luna por los delitos de "homicidio agravado cometido con alevosía, para procurarse impunidad o para consumar los delitos, habiendo mediado violencia de género, comunicación electrónica con menores de edad y robo, en concurso real".

Por su parte, el abogado defensor de Luna, Sebastián Cuevas, había solicitado la pena de 20 años de prisión por el delito de "homicidio en ocasión de robo" y que sea sometido a un tratamiento psiquiátrico.

Micaela desapareció de su casa el 23 de abril de 2016 y el 28 de ese mes su cuerpo fue hallado estrangulado en las afueras de Bahía Blanca. Por el hecho, Luna fue detenido en su casa del barrio Saladero, que fue parcialmente incendiada por vecinos, y en su poder se encontraron una planchita de pelo y otras pertenencias de la niña.

Los investigadores llegaron a Luna tras determinar que se había contactado con la Micaela mediante un falso perfil de la red social Facebook, en el que se hacía pasar por una chica.

Para obtener ese dato, fue clave el aporte de una ONG estadounidense que logra que las empresas proveedoras de Internet deban por ley notificarle cuando sus clientes suben imágenes de pornografía infantil a la red.

El fiscal de Lucía determinó que Luna poseía cuatro cuentas de esa red social, mediante una de las cuales captó a Micaela para lograr que fuera a su encuentro.