Soraya Maicoño, vocera de la comunidad Pu Lof en Resistencia
Soraya Maicoño, vocera de la comunidad Pu Lof en Resistencia

La vocera de la Pu Lof de Cushamen, Soraya Maicoño reiteró la convicción de esa comunidad de que a Santiago Maldonado lo llevó Gendarmería y que su cadáver fue plantado. Al respecto explicó que hace dos semanas el río estaba más bajo y el lugar donde lo encontraron era la orilla.

En una entrevista al diario Pàgina 12, Maicoño negó que la comunidad mapuche haya aportado datos para el hallazgo del cuerpo de Maldonado.“No hubo negociación, eso es un invento”, dijo. 

“Sabemos que a Santiago se lo llevó Gendarmería pero no sabemos quién plantó ese cuerpo allí, seguramente están todos involucrados, se siguen tapando entre ellos y los medios hegemónicos apuntan a que se sospeche sobre nosotros. ¿Quién tiene la infraestructura para tener un cuerpo tanto tiempo y que después aparezca, teniendo en cuenta la cantidad de rastrillajes que hicieron sin encontrar nada?”, dijo Maicoño.

La vocera Mapuche, fue la primera testigo clave del caso, cuando relató que vio a Maldonado aquel 1º de agosto en la casilla de guardia de la Lof, poco antes de ser detenida durante seis horas sobre la ruta 40 y mientras comenzaba el avance represivo de Gendarmería.

“Estamos atravesados por la consternación, siempre sostuvimos que a Santiago lo llevó Gendarmería en la represión a Pu Lof Resistencia Cushamen, una comunidad mapuche. Desde el 1º de agosto pasó de todo, el Gobierno a través de sus medios hegemónicos se encargó de desviar la investigación a través de pistas falsas, que también promovían la estigmatización del pueblo mapuche, convertirnos en enemigos internos, terroristas y violentos. Esto no fue un hecho fortuito, venimos denunciando hostigamiento y judicialización desde el primer momento en que se recuperó territorio, asegurò la vocera.

LOS PUNTOS CENTRALES DE LA VOCERA MAPUCHE

"No salimos nunca a desmentir los aberrantes escritos de algunos medios, con mentiras e inventos. Nuestra lucha es contra emprendimientos que apuntan a la destrucción de la tierra. Esta situación de desaparecer a una persona y todo lo que ha venido derivando pone luz sobre esta problemática, en la cual como pueblo mapuche siempre nos tocó ser los humillados".

Consultada sobre con quién habló el juez Lleral cuando estuvo en la Lof dijo: "Interrogó a Ailinco Pilquiman, que ya había declarado en la causa: ella y su mamá habían llevado a Santiago a la comunidad el 31 y lo vieron el 1 mientras escapaba de los gendarmes. Y Nicolás Hernández, que es quien fue detenido conmigo en la ruta. Le planteamos que para que declaren todos necesitábamos garantías. Ahí el juez tuvo un comentario poco feliz, dijo ‘ni yo tengo garantías en este momento’. Luego vino de nuevo para organizar el rastrillaje, y así Andrea, Fernando Jones y yo nos reunimos dos veces la semana pasada. Pero le dijimos que era impropio, que para qué lo iban a seguir buscando allí y que por qué no lo buscaron los primeros días en los escuadrones de Gendarmería. Entonces dijimos que participe la familia, que no haya operativo cerrojo, que no haya presencia de fuerzas policiales, sólo los perros, buzos y bomberos, y nosotros. Así fue como sucedió".

Al ser entrevistada por Adriana Meyer sobre si hubo alguna negociación o la comunidad le aportó datos sobre un cuerpo. Expresò:"Eso es parte de un invento y hay que tomarlo como de quien viene".

En otro momento respondió sobre ¿de dónde obtiene el dato el juez para hacer el tercer rastrillaje?. "De Prefectura. Julio Saquero se ofrece como testigo porque estuvo en todos los anteriores, sobre los informes que daban loEn otro ms buzos cuando salían del agua diciendo que acá es imposible que haya algo por la cantidad de ramas y raíces, y porque antes el río estaba mucho más bajo. En el lugar donde se lo encontró hasta hace dos semanas era orilla, después creció. No había llegado ningún perito y el juez estaba apurado para sacarlo del río para que no se lo lleve la corriente. Tuvimos que frenarlo. Verónica y Sergio le dijeron ‘si vamos a sacarlo hagámoslo bien’, y por eso es que hubo esa vigilia hasta las ocho que llegó Incháurregui".