Tensión en Cataluña: Rajoy busca disolver el Parlamento y llamar a elecciones
Tensión en Cataluña: Rajoy busca disolver el Parlamento y llamar a elecciones

El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, solicitó hoy al Senado la facultad para disolver el parlamento catalán y convocar a elecciones en Cataluña, así como el cese del presidente catalán, Carles Puigdemont, y todo su gobierno, en el marco de las medidas excepcionales con las que pretende abortar el proceso de secesión emprendido por la región.

"La facultad de disolver el parlamento de Cataluña pasa al presidente del gobierno, que tendrá un plazo de seis meses para convocar elecciones", afirmó Rajoy ante la prensa desde el Palacio de La Moncloa, tras un consejo de ministro extraordinario en el que se concretaron las medidas para intervenir en la norteña región al amparo del artículo 155 de la Constitución española.

Tras las palabras de Rajoy, se desataron cacerolazos en algunos barrios de Barcelona y Puigdemont anunció que hará una declaración institucional al caer la noche tras participar de una manifestación convocada por las organizaciones independentistas para pedir la libertad de sus líderes, que fueron encarcelados por la Justicia española, que los investiga por sedición.

El artículo 155 faculta al Ejecutivo a tomar todas las medidas necesarias contra cualquiera de las regiones autónomas que violara las leyes que rigen su autogobierno o la Constitución y que pusiera en riesgo el interés general.

Su aplicación, algo inédito en casi 40 años desde que España recuperara su democracia, debe ser aprobada por mayoría absoluta del Senado. El Partido Popular (PP) de Rajoy tiene precisamente mayoría absoluta en la cámara, y en este asunto contará también con el apoyo de otros grandes partidos, lo que le garantiza su aprobación por amplio margen.

La amenaza de hace dos días de Puigdemont de que el parlamento catalán votaría la declaración unilateral de independencia si el gobierno español no iniciaba un diálogo, llevó a Rajoy a tomar el camino drástico de la suspensión de todo el gobierno catalán, que será dirigido temporalmente por las autoridades de Madrid, con la meta puesta en unas elecciones regionales anticipadas.

"Mi objetivo es hacerlo tan pronto como se recupere la normalidad", dijo el presidente del gobierno español respecto a su compromiso de convocar comicios anticipados, sin ir más allá, después de que en la víspera el opositor Partido Socialista (PSOE) adelantó que la fecha prevista era enero.

La siguiente medida que detalló Rajoy es el "cese del presidente del presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, del vicepresidente, Oriol Junqueras, y el resto del gobierno regional".

Además, Rajoy afirmó que el Parlamento de Cataluña ejercerá su función, pero la presidenta de la cámara -Carmen Forcadell- no podrá proponer un candidato a la presidencia del gobierno catalán ni celebrar debate o votación de investidura. Tampoco se podrán aprobar iniciativas "contrarias a la Constitución Española", remarcó.

"No se suspende la autonomía", sino que "se cesa a las personas que han puesto a ese gobierno fuera de la ley. No se acaba con el autogobierno", subrayó el líder conservador, antes de recordar que todas las medidas que su gobierno llevará al Senado para su aprobación cuentan con el apoyo del Partido Socialista (PSOE) y de los liberales de Ciudadanos.