La organización de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo acusó al gobierno de Mauricio Macri de querer "desandar el camino" en materia de memoria, verdad y justicia en Argentina. Por su parte, los representantes macristas calificaron de "malintencionadas" algunas declaraciones. 

Este cruce se dio en una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos este martes. La CIDH celebra su 165 período de sesiones en Montevideo.
 
La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, dijo que desde el gobierno argentino "se promueve desandar el camino recorrido en 40 años de lucha".
 Estela pidió que el gobierno de Macri "garantice la plena continuidad del proceso de memoria, verdad y justicia por crímenes de lesa humanidad en Argentina".
 
El secretario argentino de Derechos Humanos, Claudio Avruj, dijo que el macrismo es víctima de una "campaña de desprestigio" que pretende asimilarlo a la dictadura.
 
Calificó además como "malintencionada declaración de negacionismo" de sus críticos y afirmó que "memoria, verdad y justicia es política de Estado" en Argentina.
 
Ante estas declaraciones, Carlotto señaló que "nunca los hemos comparado con una dictadura", en referencia al Gobierno que conduce Mauricio Macri.
 
En este contexto de virtual tensión, la CIDH recomendó a las partes que trabajen en conjunto en favor del objetivo de esclarecer y hacer justicia por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura argentina (1976-1983).