"He disuelto el Parlamento de Cataluña y el próximo 21 de diciembre se celebrarán elecciones autonómicas en esa comunidad autónoma", dijo Mariano Rajoy en una conferencia de prensa. 
 
Rajoy apuntó también que una de las medidas del artículo 155 de la Constitución será la suspensión del autogobierno y la asunción de las funciones por parte del Gobierno central.
 

Foto Sputnik
Foto Sputnik

"Designación de los responsables de hacerse cargo de las consejerías, que serán los propios ministerios por competencias", explicó.
 
Además, anunció la "extinción de las oficinas del presidente y el vicepresidente, la extinción de las embajadas en el extranjero y el cese de los delegados en Bruselas y en Madrid así como del director general de la policía autonómica y de Interior".
 
De esta forma, el Gobierno español ordenó el cese del secretario general de Interior de la Generalitat, César Puig, y del director general de los Mossos dEsquadra, Pere Soler, una medida que no afecta por el momento al Mayor de la policía autonómica, Josep Lluís Trapero, por tratarse de un cargo de confianza de la Generalitat. 
 
Cabe recordar que el Parlament de Cataluña aprobó la resolución propuesta por los grupos independentistas de proclamar la República catalana e iniciar un proceso constituyente. Por su parte, en la sesión plenaria del Senado español se aprobó la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía de Cataluña.
 
La plaza de Sant Jaume, justo en frente a la sede del Gobierno catalán, se llenó esta tarde de gente que celebra "el primer día de la república catalana", según aseguran los asistentes.
 
Los últimos datos proporcionados por la Guardia Urbana cifran en más de 6.000 los asistentes, convocados por las organizaciones independentistas.
 
La multitud de manifestantes piden a gritos que se retire la bandera española que aún ondea en lo alto del edificio.
 
"Fora, fora, fora la bandera española", (Fuera, fuera, fuera, la bandera española), gritan los concentrados en Barcelona.
 
Algunos ayuntamientos de destacadas poblaciones catalanas como Girona, Sabadell o Figueres ya retiraron este viernes la bandera española de su fachada.
 
Parte de la ciudadanía celebra que el Parlamento de Cataluña aprobara la resolución por la que se declara constituida la república catalana y se insta al Govern a implementarla.