foto: Twitter
foto: Twitter

Con cifras que van desde las 300 mil personas según la policía catalana hasta más de un millón según sus organizadores, una multitud se volcó a las calles de Barcelona para pedir la unidad de España y en implícito rechazo a la independencia de Cataluña.

Con el lema "¡Todos somos Cataluña! Por la convivencia", la movilización se reunió en el Paseo de Gracia de la Barcelona, punto neurálgico de la turística ciudad recientemebte independizada y que el gobierno de Mariano Rajoy quiere reintegrar como sea a la nación española.

La marcha se produce dos días después de que el parlamento catalán declarara la independencia, lo que derivó en la destitución de las autoridades por parte del poder con sede en Madrid y la convocatoria a elecciones para diciembre próximo.

El frente de la marcha lo protagonizan representantes del PSOE, el ultraconservador Partido Popular, hoy en el poder, y Ciudadanos (considerado la segunda marca del PP). Xavier García Albiol (PP), Albert Rivera e Inés Arrimadas (Ciudadanos) y el socialista Miquel Iceta son las caras más visibles de la manifestación. 

En tanto, Podemos no participa de la marcha.

"Ahora es el momento de recuperar las instituciones. El 21 de diciembre vamos a ganar nuestro futuro en las elecciones, por eso todas las personas tienen que votar", subrayó a la prensa Arrimadas, líder de Ciudadanos y posible próximo candidato presidencial de esa fuerza.

"Cataluña, hay que empezar a aceptar una realidad jurídica, política y social. Hay unas elecciones convocadas y todos los partidos podrán presentar sus programas en igualdad de condiciones", añadieron desde el PSOE, cada día más consustanciada con la derecha española.

Por su parte, el destituido Puigdemont no parece aceptar la medida lanzada desde Madrid.