Sociedad

"Elijo nombrarme como mujer trans"

Quimey Ramos es una docente trans que lucha por un protocolo de licencias acorde a la legislación. 

Quimey Ramos en el Encuentro Nacional de Mujeres de Resistencia, Chaco. Foto: Dai Ana.
Quimey Ramos en el Encuentro Nacional de Mujeres de Resistencia, Chaco. Foto: Dai Ana.

"Nací con pene, me categorizaron varón pero yo elegí vivir mi vida como mujer desde hace varios años. Yo soy una mujer trans, considero que ninguna mujer ni hombre nace, sino que se hace". Quimey Ramos es una joven de 22 años, oriunda de La Plata, que dicta clases en un colegio primario en Ensenada. Hace pocos días se realizó una operación como parte del proceso de adecuación corporal a su nueva identidad y en el hospital se negaban a darle su licencia médica.

La discriminación hacia las personas trans es un hecho cotidiano al que una gran cantidad de personas que decide nombrarse/mostrarse diferente a lo que está establecido como correcto, se enfrenta continuamente en todos los ámbitos e instituciones públicas. El sistema de salud no escapa a esta lógica capitalista liberal que excluye y discrimina curando solo al que tiene dinero y cumple determinados parámetros de "normalidad".

Para los doctores de la obra social de Quimey, las cirujías que se realizó eran meramente estéticas y, por lo tanto, ella no merecía los días de licencia que solicitaba y que la Ley Nacional de Género contempla.

Lo cierto es que la violencia dentro del sistema de salud ocurre y se presenta de distintas maneras, desde la forma de nombrar, el (mal)trato, la falta de formación para saber cómo relacionarse con una persona-cuerpo trans medicamente. Semanas atrás, alegando falta de conocimiento y de formación sobre el tema el hospital público de niños de La Plata impidió a Gonzalo, un adolescente de 16 años, acceder al tratamiento de de hormonas que quería realizarse.

La ley de identidad de género se sancionó el 9 de mayo de 2012 e indica que todas las personas que lo deseen pueden "solicitar la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida". Amparada en ello la profesora de inglés decidió y se atrevió a realizar su cambio de género mientras daba clases en la primaria; luego mientras esperaba la respuesta de la junta médica para tramitar su licencia, en compañía de su madre, a Quimey no solo la llamaron por su nombre anterior y la policía la maltrató, sino que algunos doctores deslizaron comentarios discriminatorios y demoraron más de lo que correspondía teniendo en cuenta el estado de salud de la paciente recientemente operada.

En una entrevista con Feria Franca, programa de la radio de la Universidad Nacional de Lanús, contó: "Hice mi transición en la escuela donde trabajo que es en un colegio de una población bastante vulnerada, pero rodeada de buenos compañeros y compañeras que han decidido acompañar dulcemente".

La visibilidad que le otorgaron los medios de comunicación por ser el primer caso de una docente trans de escuela local posibilitó que finalmente obtuviera lo que le corresponde por ley que es su licencia médica, y la misma suerte corrió Gonzalo ya que pudieron ser atendidos por los médicos una vez que el caso se hizo público.

La profesora no sólo consiguió sus 20 días, tal como lo establece la legislación, sino que a partir de eso, junto con el Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo y un grupo de abogadas, comenzó a luchar por un protocolo de licencias para estos casos acorde a la Ley Nacional 26.743.

"Necesitamos que se nos escuche y contemple lo que cada persona trans quiere y desea, no todas las personas trans queremos la filiación genital, lo importante es lo que cada quien vive como una necesidad en la adecuación de su cuerpo", expresó Quimey.

"La sociedad capitalista fabrica al homosexual como produce lo proletario, suscitando en cada momento su propio límite. Ya no se trataba de pedir tolerancia y hacer perfil bajo para poder acceder a las instituciones heterosexuales sino de afirmar el carácter político de las nociones de homosexualidad y heterosexualidad poniendo en cuestión su validez para delimitar el campo de lo social" afirma Paul B. Preciado filósofo feminista, destacado por sus aportes a la Teoría Queer y la filosofía del género.

La Red Nacional de Docentes Trans se propone construir conocimiento para finalizar con los estereotipos, violencia, estigmatización y exclusión social. Ella se nombra, no es una heroína, "somos sujetas políticas parte de la sociedad" y por ello corresponde luchar.
 

Seguinos