Macri recibe a los gobernadores en Casa Rosada para disciplinarlos al ajuste
Macri recibe a los gobernadores en Casa Rosada para disciplinarlos al ajuste

Mauricio Macri ya se encuentra reunido este mediodía en el Salón Eva Perón de la Casa de Gobierno junto a los gobernadores de todas las provincias del país. Es una jugada fuerte la del Presidente, que trajo de Estados Unidos numerosas palmadas en la espalda pero pocos resultados concretos a la espera del superajuste que les prometió a los inversores.

Cambiemos quiere una foto con los mandatarios provinciales y, más que ninguna otra cosa, el compromiso de sumarse y apoyar la reforma que incluye una fuerte rebaja de impuestos provinciales, la reforma tributaria nacional y una masiva reducción del gasto público en todos los distritos.

Junto al jefe de Estado participarán de la reunión el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los ministros Rogelio Frigerio (Interior) y Nicolás Dujovne (Hacienda), y también los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui.

En Estados Unidos, Macri aseguró, quizá con cierta impunidad verbal que produce la distancia, que "muchos peronistas" apoyan el ajuste macro que propone su Gobierno. Una vez a la mesa habrá que ver cuántos son los "muchos".

Más allá del ajuste general, hay puntos en conflicto y uno de los más sonoros es el del aumento de los impuestos al vino (hasta ahora inexistentes y que serían del 10%) y a las gaseosas con azúcar (del 8 a 17%). Además, hace ruido la eliminación de los gravámenes a la tecnología (actualmente del 17%), lo cual quitaría competitividad a las ensambladoras.

Las provincias perjudicadas directamente con estas posibles medidas son las vitivinícolas Mendoza, San Juan, La Rioja y Salta y las azucareras Tucumán y Jujuy; además de Tierra del Fuego, símbolo de la producción tecnológica nacional.

Según fuentes de Casa Rosada, el mensaje de Macri será conciliador y buscará adoctrinar desde las semejanzas. Incluso, para lograr un apoyo masivo al ajuste más salvaje que quiere el Gobierno, podrían reducirse al mínimo o hasta quitarse del proyecto oficial los impuestos antes mencionados.

En cuanto al recorte que les pedirá el líder de Balcarce 50 el foco estará puesto en la rebaja de Ingresos Brutos, sellos y aduanas internas, para que sean reducidos en un 2 por ciento del PBI hasta el año 2023. Esa cifra implicaría bajar la presión tributaria entre 150 mil y 200 mil millones de pesos en cinco años.