Economía

Ajuste sin límites: trabajadores de Tierra del Fuego sin aumento salarial hasta el año 2020

La gobernadora de Tierra del Fuego llegó a un acuerdo con el Gobierno nacional, los empresarios de su provincia y la UOM local para establecer un combo en el que contempla rebajas impositivas graduales y diferirir las paritarias por dos años a cambio de que no se produzcan despidos, entre otros puntos. 

La gobernadora de Tierra de Fuego Rosana Bertone fue la primera de las mandatarias provinciales en cerrar el acuerdo con el Gobierno nacional, con un resultado por demás polémico. El mismo contempla congelar el salario de los trabajadores del sector electrónico hasta 2020. A cambio, se deja sin efecto la eliminación inmediata de los impuestos a los productos electrónicos importandos, algo que había causado malestar en la provincia. 

El Gobierno nacional pretendía reducir a cero los impuestos en el anteproyecto de reforma tributaria presentado originalmente por el ministro de hacienda Nicolás Dujovne. Ahora, la alícuota bajará del 17 al 10,5 por ciento en 2018 y se continuará bajando hasta llegar a un 2 por ciento en 2023. 

En el día de ayer, la mandataria provincial también suscribió un acuerdo con los empresarios del sector y la UOM local. Del encuentro participaron los ministros del Interior, Rogelio Frigerio; de Producción, Francisco Cabrera; y de Hacienda, Nicolás Dujovne. También estuvo presentes el titular de la UOM, Antonio Caló, el secretario general de la UOM de Tierra del Fuego, Oscar Martínez, y los de los empresarios fueguinos, agrupados en la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE).

El acuerdo suscripto contempla frenar los despidos de los trabajadores del sector por dos años. A cambio, se congelarán los salarios de los trabajadores por el mismo período. 

El Gobierno nacional llegó a un acuerdo con la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, por el que reducirá progresivamente los impuestos a los productos importados electrónicos. Cuando el Gobierno propuso llevarla a cero, la gobernadora afirmó que implicaba la disolución de la provincia. Ayer, la mandataria firmó junto con los empresarios locales y la UOM un acuerdo donde congelan por dos años los salarios a cambio de que no haya despidos ni suspensiones.

En contraste, la gobernadora Bertone, quien comenzó planteando repartos a la reforma tributaria, fue la primera que le puso el gancho a un acuerdo con el Gobierno nacional. La mandataria encabezó un encuentro con los 

Estos últimos firmaron un acuerdo “para mejorar la productividad y competitividad” en el sector. Se comprometieron a “mejorar la eficiencia de los procesos productivos y reducir los costos en la adquisición de materias primas” para que bajen los precios de todos los productos que se producen en la isla. El convenio que firmaron implica congelar los salarios por dos años –a partir de junio de 2018 y hasta junio de 2020– a cambio que de no haya despidos ni suspensiones. El secretario adjunto de la UOM de Río Grande, Marcos Linares, advirtió que originalmente las empresas proponían una reducción del 30 por ciento de los salarios. “No nos gusta, pero priorizamos la necesidad de continuar con la industria. Se vienen tiempos difíciles para los trabajadores”, indicó el sindicalista.

En tanto, el acuerdo entre Nación y Tierra del Fuego implica una baja gradual del impuesto a los electrónicos. En el comunicado que difundió luego el Gobierno nacional, indica que buscará “reducir las alícuotas del impuesto interno para productos como celulares, televisores, aires acondicionados y microondas de manera gradual. El impuesto se reduciría escalonadamente del 10,5 por ciento en el 2018 hasta llegar al 2 por ciento en 2023”. Además, la provincia se comprometió a ir reduciendo una serie de impuestos, como “la Tasa de Verificación de Procesos Productivos (TVPP) y los costos portuarios”. Concretamente la alícuota del TVPP será del 1,1 por ciento hasta 2020 y bajará a 0,9 por ciento en 2021.

“Han sido días de mucho trabajo para lograr un objetivo que para nosotros es fundamental: mejorar la accesibilidad a los productos tecnológicos que se fabrican en Tierra del Fuego y al mismo tiempo, preservar las fuentes de trabajo”, indicó Bertone. La gobernadora destacó “el consenso unánime de todos los sectores y las fuerzas políticas de Tierra del Fuego en defensa de nuestra industria y nuestro trabajo”. “Buscamos caminos graduales para resolver problemas estructurales, este acuerdo era impensado hace unos años”, sostuvo Cabrera, quien remarcó que “el acuerdo busca reducir el precio de la tecnología, que afecta transversalmente la competitividad de toda la economía, preservando los puestos de trabajo del sector, y al mismo tiempo diversificar el perfil productivo de la provincia”.

El primero de los acuerdos provinciales concluyó con Tierra del Fuego cediendo a la reducción del impuestos que proponía Macri, aunque de manera gradual. Tampoco tuvieron suerte desde el gobierno de Tucumán en frenar la alícuota para las bebidas con azúcar. No obstante, en la Rosada señalaban que hoy continúan las negociaciones de cara a cerrar un acuerdo el jueves.

Seguinos