De la mano del presidente de la "Comisión de Disciplina y Acusación" del Consejo de la Magistratura, el polémico diputado macrista Pablo Tonelli, quien acuñó recientemente la frase "Freiler es un juez corrupto, es un pésimo ejemplo para la sociedad", se inició otro ataque a la Justicia, esta vez van por la cabeza del juez Daniel Rafecas.

 Se trata de una denuncia presentada por la legisladora oficialista Elisa Carrió, junto a otras acusaciones. Rafecas está acusado de mal desempeño en sus labores como juez, aunque no está permitido por reglamento juzgar a un magistrado por sus decisiones. Rafecas había decidido que en la denuncia de Nisman no había bases para considerar que hubo delito.
 

Daniel Rafecas
Daniel Rafecas

 
La semana pasada, por "por mal desempeño en sus funciones", rodó la cabeza del camarista Eduardo Freiler, quien había denunciado que su enjuiciamiento estaba relacionado con su postura en las causas Hotesur y la denuncia Alberto Nisman por el atentado a la AMIA.
 

Pablo Tonelli
Pablo Tonelli

 
Además había dicho que detrás del jury estaba la mano del Gobierno, que buscaba desplazarlo a raíz de sus últimas decisiones en causas clave.
 
Según el magistrado desplazado, cometió el error de haber insistido en la indagatoria de los CEOs de Clarín y La Nación por la apropiación de Papel Prensa, apartar a Claudio Bonadio del caso Hotesur y avalar el archivo de la denuncia de Nisman contra Cristina de Kirchner por encubrimiento.
 

Eduardo Freiler
Eduardo Freiler

 
Los acusadores de Freiler fueron Pablo Tonelli (diputado del PRO) y Miguel Piedecasas (representante de los abogados), mientras que entre el público se encontraba Juan Bautista Mahiques (representante del Poder Ejecutivo ante el mismo organismo).
 
Así se convirtió en el primer juez que removido durante la administración de Mauricio Macri: con bienes cercanos a los 5,3 millones de pesos era el funcionario judicial más rico de Comodoro Py, seguido por Eduardo Farah, Martín Irurzun y María Servini De Cubría.