La apuesta social de Francisco: el Papa nombró obispos a dos curas villeros
La apuesta social de Francisco: el Papa nombró obispos a dos curas villeros
El papa Francisco nombró obispos a dos curas villeros. José Ignacio García Cuerva, párroco en la villa La Cava será obispo auxiliar de Lomas de Zamora, mientras que Gustavo Carrara, párroco en la Villa 1-11-14, será el nuevo obispo auxiliar de Buenos Aires, secundando al cardenal Mario Poli.
 
García Cuerva, de 49 años, nació en Río Gallegos y se formó en la diócesis de San Isidro, donde acompañó el trabajo pastoral de los obispos Jorge Casaretto y Ojea. Luego de ser ordenado sacerdote, en la Catedral de San Isidro, se recibió de abogado por la Universidad Católica de Salta.
 
Su primer destino como sacerdote, en 1997, fue la parroquia de La Cava, donde asumió como párroco hace tres años. Entre 2006 y 2014 condujo la parroquia Santa Clara de Asís, de El Talar. Fue vicepresidente de Cáritas San Isidro y desde hace cuatro años integra la Comisión Nacional sobre la Drogadependencia del Episcopado. Trabajó mucho tiempo en la pastoral penitenciaria, donde varias veces advirtió sobre las deficiencias de las condiciones carcelarias. Ahora acompañará en la diócesis de Lomas de Zamora al jesuita Lugones, que acaba de ser elegido presidente de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado.
 
Carrara, de 44 años, había sido designado en 2011 vicario para las villas de emergencia de la ciudad de Buenos Aires, función que había desempeñado el padre Pepe Di Paola. De perfil bajo, fue ordenado sacerdote en 1998 por el cardenal Jorge Bergoglio y realizó trabajos pastorales en la parroquia Nuestra Señora de Luján de los Patriotas, en Mataderos, en el santuario San Cayetano, de Liniers, en la iglesia Inmaculada Concepción, de Belgrano. Párroco en Villa Soldati, desde 2009 se desempeña en Santa María, Madre del Pueblo, en la villa de emergencia 1-11-14 del Bajo Flores, frente al estadio de San Lorenzo, donde conviven más de 30.000 personas.