Tucumán Arde

"Salida de los obreros al museo. Taller y República a partir de Tucumán arde" del artista venezolano Alexander Apóstol en el MALBA,  retoma la tradición de las vanguardias históricas y las neo-vanguardias en un proyecto en el que relee sus textos fundacionales en clave experimental-contemporánea. 

Tucumán Arde fue realizado por un colectivo de artistas de vanguardia que en 1968 lanzó sus consignas con la idea de romper con el aislamiento del arte en la sociedad burguesa para devolverlo a la vida de los hombres.

En ese momento, el lugar elegido fue la GCT de los Argentinos, donde se expusieron fotografias, datos, afiches y películas generadas por los artistas en Tucumán sobre la precaria situación que se vivía en la provincia partir del cierre de varios ingenios azucareros.

El grupo de artistas apeló a una nueva forma de hacer arte, colectiva y anónima, y en busca de un nuevo público ajeno a la élite del campo artístico. El cartel político, la presentación directa de testimonios, la imagen fílmica o fotográfica se presentaban como las nuevas herramientas de trabajo.

Homenaje al arte político de Tucumán Arde en el Malba
Homenaje al arte político de Tucumán Arde en el Malba

"Tucumán Arde (1968) es recordada como una de las acciones estético-políticas más importantes llevadas a cabo en nuestro medio", explican los curadores Diana Wechsler y Agustín Pérez Rubio.

La muestra podrá visitarse en la sala 1 del nivel -1 y permanecerá abierta hasta el 19 de febrero de 2018

Apóstol es un artista conceptual multimedia que trabaja sobre la historia política latinoamericana a través de la óptica del planeamiento urbano y la arquitectura.

La muestra es parte de la BIENALSUR, un proyecto generado por la Universidad Nacional de tres de Febrero (UNTREF) e integrado por una red de universidades, centros y museos con el foco en la democratizar el acceso a la experiencia artística.

BIENALSUR está presente en 16 países, 32 ciudades, 84 sedes y participan de ella más de 350 artistas.