La CGT define si combate la reforma laboral o le tiende un puente de plata
La CGT define si combate la reforma laboral o le tiende un puente de plata

Como sucedió en los años 90, cuando su conducción abrió sus brazos al neoliebralismo del gobierno de Carlos Menem, la Confederación General del Trabajo (CGT) está en estos días atravesada por la grieta que separa al dialoguismo de su cúpula con el sector más combativo, representado por Pablo Moyano.

En ese contexto es que se reunirá hoy a las 14 el Consejo Directivo de la central, con el fin de unificar posiciones un día antes de la marcha que encabezará el dirigente camionero hasta el Congreso contra el proyecto de reforma laboral.

"Vamos a informar al Consejo Directivo sobre lo actuado en torno a las reformas que la conducción introdujo al proyecto original de la reforma laboral", apuntaron desde el grupo que le puso alfombra roja al proyecto en las oficinas de la Sociedad Rural.

"Vamos a ratificar nuestra actuación ante el proyecto que fue la de proteger la Ley de Contrato de Trabajo. Cualquier duda que tengan (los sindicalistas que resisten la iniciativa) trataremos de que quede clara", sostuvo el triunviro Héctor Daer, quien por otro lado negó que exista una grieta en la entidad.

Moyano marchará el miércoles junto a las dos CTA, la Corriente Federal y distintos movimientos sociales. Acorralada por la actitud del hijo de Hugo la CGT que coquetea con Balcarce 50 intentarán, al menos, bajarle los decibeles al posible discurso del camionero ante los moivilizados.

Unidos contra la reforma previsional

Así como hay una clara división en torno a los cambios para los trabajadores activos, en la CGT no habría matices en relación al rechazo que genera la reforma previsional. "Rechazamos cualquier baja de jubilaciones, estamos en contra del cambio de la fórmula", aseveró Daer.