El Gobierno nacional planea despedir a 35 mil trabajadores en dependencias de todo el país, lo que representa el 18 por ciento de su planta. El Ministerio de Modernización, que encabeza Andrés Ibarra, lo aconsejó tras evaluar el "sobrante" de empleados en cada organismo público. 

Educación fue uno de los ministerios que sufrió un achique brutal al comienzo de era Cambiemos.
Educación fue uno de los ministerios que sufrió un achique brutal al comienzo de era Cambiemos.

La mala noticia surge de fuentes de tres ministerios distintos consultadas por el diario Clarín. En la nota publicada este lunes en su sitio web abundan los potenciales, pero si hay un medio que tiene línea directa con la gestión Cambiemos, ese es  "El gran diario Argentino".

Bajo el eufemismo de "Informe de dotación óptima", el Ministerio de Modernización ya envió planillas a cada dependencia estatal con el detalle de cuántos empleados debe echar, pidiendo a los jefes de cada área que elijan cuáles trabajadores prefieren conservar. En total, para el Gobierno hay 19.119 puestos "de más" en los organismos relevados hasta el momento. 

El macabro método "de adecuación", según lo denomina Modernización, consistirá en intimar a jubilarse a quienes estén en edad de hacerlo, terminar con contratos de quienes registren "ausencias reiteradas injustificadas" y no renovar contratos que finalizan en diciembre. Así de brutal es la forma en que el Estado macrista "achica el gasto público", cortando siempre por lo más delgado. 

Muchos ministerios padecerán la segunda ola de despidos masivos en tan solo dos años.
Muchos ministerios padecerán la segunda ola de despidos masivos en tan solo dos años.

Los ministerios con "superpoblación" serían los de Relaciones Exteriores, Agroindustria, Hacienda, Finanzas, Educación, Trabajo, Transporte, Desarrollo Social y organismos como el INTA, Enacom, Conea, Enre, Incaa, Energas, UIF, Inaes, la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil, el Organismo Regulador de Seguridad de Presas y Fabricaciones Militares, entre otros.

En cuanto a las dependencias que atiendan al ciudadano como los casos de AnSes y PAMI, reemplazarán trabajadores por máquinas electrónicas para hacer trámites. Cabe destacar que estas dependencias trabajan con personas de la tercera edad, muchas que no comprenden, ni manejan tecnología y necesitan siempre de asistencia humana para lograr cumplir con la burocracia estatal.

Por último, la nota de Clarín informa que recortarán servicios esenciales para la población más vulnerable, como más de 600 médicos comunitarios, algunos especializados en salud mental, que tienen contratos con el Ministerio de Salud a través de Universidades públicas.