Foto Alejandra Bartoliche
Foto Alejandra Bartoliche

Quizá la vicepresidenta Gabriela Michetti ahora se termine de convencer del error del que supuestamente estaba convencida: no se encontró pólvora en las manos de los jóvenes mapuche que fueron detenidos tras la salvaje represión de Prefectura, que terminó con la vida de Rafael Nahuel, asesinado por la espalda por las balas oficiales.

Fausto Jones Huala y Lautaro Alejandro González habían sido sometidos a pericias para detectar si en sus manos había rastros de los elementos químicos producto de disparos de arma de fuego. Pues no, el estudio dio negativo y echó por tierra las elucubraciones de la Casa Rosada, que envió a Gabriela Michetti a hacer papelones en la mesa de Mirtha Legrand y decir que los mapuche "atacaron" a las fuerzas represivas y por eso un militante cayó muerto de un balazo de plomo.

La abogada Sonia Ivanoff, que defiende a los jóvenes mapuches involucrados en la causa penal por la muerte de Rafael Nahuel, difundió el resultado del estudio. Asimismo, aclaró que todavía falta la prueba de fondo, que es un barrido electrónico, según informó el diario Río Negro.

Fausto y Lautaro fueron detenidos el sábado de la semana pasada por efectivos de fuerzas federales, cuando bajaron del cerro con el cuerpo herido de Nahuel, quien se desangraba a causa del balazo que recibió.